El ébola debería hacerte despertar

¿Qué haría yo si estuviera al mando de un gobierno y quisiera proteger a mi población de una enfermedad contagiosa y potencialmente mortal?

cancelar todos los vuelos a y desde los países con casos declarados

– mandar cantidades ingentes de medicinas y recursos a los países con casos para que controlen la epidemia antes de que salga de sus fronteras

– montado hospitales en África para los extranjeros infectados en vez de transportarlos a sus países de origen para minimizar riesgos, aunque no deja de ser cruel elegir a quién dar tratamiento basándose en la suerte que han tenido de nacer en un país o en otro…

– proporcionado materiales y formación de calidad a todos los empleados del sector sanitario de todos los países para que estén preparados en caso de un brote

Yo no habría trasladado enfermos de ningún país a ningún sitio porque eso aumenta el riesgo exponencialmente, pero de hacerlo habría:

– usado instalaciones sanitarias de calidad con medios suficientes para gestionar esta situación si algún contagiado se despista y aparece dentro de mis fronteras

– y la parte precavida en mi me habría hecho contemplar la posibilidad de aislar a los trabajadores sanitarios que estaban arriesgando su salud haciendo su trabajo, hasta que estuviera claro que no se habían contagiado, porque en una ciudad occidental la propagación de una enfermedad es mucho más rápida y exponencial gracias al transporte público y la movilidad que tenemos (aviones, autobuses…)

Haciendo una rápida reflexión con sentido común se me ocurre que si los gobiernos hubieran querido evitar que el ebola avanzara entre la humanidad habrían tomado estas medidas o similares. Por lo tanto deduzco que ni España, Reino Unido o Estados Unidos estaban o están interesados en controlar el ébola como deberían, o de lo contrario habrían hecho las cosas de forma muy diferente. Al menos los americanos demuestran más sentido común aislando a la enfermera contagiada en higienizando su casa.

Y, ¿por qué los gobiernos que se supone elegimos para protegernos no están haciendo su trabajo? Simplemente porque la pedomocracia que tenemos no sirve a los ciudadanos si no a las corporaciones, entre las cuales se encuentra la industria farmacéutica. Todos sabemos los millones que se gastaron los gobiernos con la gripe aviar y el ridículo que hicieron porque por suerte esa enfermedad no se propagó como esperaban. Ahora han probado una segunda vez con algo más mortal y están esperando que haya suficientes casos y suficientes muertes y que todos estemos en modo pánico gritando ¡queremos la vacuna! antes de sacar la vacuna milagrosa que curará todos tus males pero de la que no sabrás los efectos secundarios que te dará…pero que más da, como no tendrás el ébola da igual que te quedes tonto por el aluminio o el mercurio que te van a meter en vena.

Eso por no mencionar las medidas de seguridad (que también pueden ser llamadas de control de la población) que se pueden llegar a implantar “por el bien de tu seguridad”. Después del 11-s nos tuvimos que acostumbrar a quitarnos los zapatos, eliminar líquidos de más de 100ml del equipaje de mano…ahora que hay una enfermedad mortal rampante los escáneres de temperatura, el control de fronteras, prohibición de reuniones por riesgo de contagio, venta de ropa especial a precios 'especiales'…quien sabe cual será nuestra realidad en unos meses…todo por nuestra salud…ya podían haber pensado en nuestra salud mientras gente seguía yendo y viniendo de zonas infectadas con una enfermedad que tiene un período de incubación de 2 a 21 días más los días que tienes síntomas y que por lo tanto alguien puede contagiarse en un país y dar la vuelta al mundo antes de haber empezado a tener síntomas y contagiar a los demás a cientos de kilómetros de distancia.

Y qué casualidad que los primeros casos en Occidente están apareciendo en otoño, cuando todo el mundo coge catarros y estornuda, moquea por doquier….haciendo que todos seamos dispersores andantes de microbios. Conspiranoica? Puede, pero me gustaría saber por qué no se han tomado medidas a tiempo y aún siguen sin tomarse, sólo Reino Unido a prohibido aviones a esos destinos a desde principios de Octubre.

Cualquier enfermedad se propaga más fácilmente en un cuerpo no un sistema inmune débil. El ébola ya está entre nosotros, no es algo efímero en África, por lo tanto lo mejor que podemos hacer es ser pro activos, dejar de comer alimentos que aumentan el ph de la sangre (un cuerpo ácido es el caldo de cultivo perfecto para las enfermedades) y aumentar la ingesta de verduras y frutas crudas ya que tienen más nutrientes y son más sanos que las harinas y los productos procesados. Al menos nuestro interior estará más fuerte si tiene que combatir la enfermedad.

Yo no soy médico, ni tengo estudios en alimentación, solamente la experiencia personal de haber tenido 4 cirugías en menos de 12 meses debido a una infección que la medicina occidental no sabía como arreglar. Cuando empecé a investigar sobre medicina holistica, homeopatía y medicina ayurvédica (originaria de la India) y cambié mi dieta es cuando empecé a ser una persona de nuevo, pero cada persona es un mundo y es fundamental investigar las posibilidades para encontrar algo que le funcione a cada uno. Cambiar la dieta es gratis y puede ayudarte a sobrevivir cualquier enfermedad, veremos como de gratis es la cura milagrosa para el ébola y a cuanta gente se habrán llevado por delante antes de dársela al ciudadano medio.

Entrar en la evidente inutilidad de los políticos y autoridades españolas para gestionar cualquier tipo de crisis requeriría tantas palabras que nadie leería este post y tardaría días en escribirlo. El prestige fue un desaste natural, ahora estamos hablando de la salud de cada ser humano, porque al perro lo han sacrificado y santas pascuas, todo arreglado. Si esta situación no hace que todos los ciudadanos, independientemente de su afiliación política se unan en contra de la incompetencia y desidia que residen en Moncloa, será que merecemos ser reconocidos en la historia por nuestra estupidez colectiva, dejando que nos traten como ovejas descerebradas demasiado asustadas para reclamar que se respete nuestra vida.

Ya no es una crisis económica, pérdida de derechos laborales, derecho a la sanidad, poder comer o poder tomarte una caña con una buena tapa. Os estáis jugando la vida cada día que dejáis a los incompetentes decidir vuestro futuro, ahora es supervivencia pura y dura. No se sí es miedo a otra guerra civil o si es el sálvese quién pueda pero a día de hoy como la gente residente en España no despierte y consiga un cambio, tenemos ébola para rato.

 

No comes, te envenenas

Todos sabemos que los productos frescos tienen una fecha de caducidad. No sólo lo vemos en el paquete si no que los vemos perecer en nuestra casa. En unos días o un par de semanas dependiendo de lo que sea cualquier alimento dejará de ser apto para el consumo humano. Sin embargo en este mundo de prisas y de comodidad compramos comida preparada y la consumimos sin muchos miramientos. Aunque un guiso de pollo nos dure sólo tres días en el frigorífico no tenemos problemas en comer uno precocinado; evitamos pensar en la química que le habrán puesto para que lo podamos comer durante meses después de haber sido preparado, porque la ignorancia es la felicidad y preferimos no cocinar. Confiamos en que si se vende en un supermercado y sigue las leyes de alimentación impuestas por el gobierno significa que podemos comerlo sin problemas, porque para eso están las leyes, para protegernos.

Cuando Monsanto y otras empresas se dedican a alterar los productos que el planeta nos ha ofrecido y además se autoproclaman dueños de su engendro, como si el que había antes no hiciera exactamente lo mismo pero sin tanta química, queda claro que todo en este planeta está a la venta, y en España esto es verdad hasta con el sol gracias a la nueva política de energía solar. Con la excusa de poder alimentar a más personas con una cosecha porque su maíz no sufrirá plagas cambian su composición molecular pero por sí acaso rocían las plantaciones con productos químicos, que penetran la tierra y llegan a nuestros intestinos cuando comemos algo que ha crecido alimentándose de pesticidas. Parecen olvidar que la naturaleza es sabía y los insectos son capaces de evolucionar para conseguir comida, haciendo que la mutación genética que teóricamente protegía a ese alimento sea una pantomima. Y lo que es peor evitar una plaga de insectos es tan sencillo como rodear el campo de plantas u otros seres vivos que les atraigan/ahuyenten y sirvan de barrera, protegiendo así la cosecha, que es la técnica que se usa en las plantaciones orgánicas.

En vez de promover una forma de cultivo natural, los gobiernos llevan décadas dando subsidios para pesticidas y todas las empresas de productos envasados/precocinados. Una pizza congelada un euro, un menú de McDonalds 5 euros ¿quién va a decir que no sí se ha quedado sin trabajo o le han bajado tanto el sueldo que tiene que escoger entre pagar facturas o comprar la comida que sea con tal de llenar el estómago? No es sano pero tampoco será tan malo…hasta qué un día encuentras el video de Jamie Oliver el que explica como usan amoniaco sobre los restos de carne para dar el tono de color “adecuado” a las hamburguesas y que pasen por carne de verdad. Tan real lo explicó que McDonalds le denunció pero sorpresa sorpresa Jamie ganó el juicio.

A todo esto hay que añadir que muchas empresas de producción alimentaria importantes son también las dueñas de laboratorios farmacéuticos. Por lo tanto ellos ganan tanto si consumes comida como sí caes enfermo y usas medicamentos así que en realidad no les interesa que sus productos sean sanos, porque cobrar una vez cuando pueden hacerlo dos. Vemos como aumentan los casos de cáncer cada día; las evidencias de que la alimentación tiene mucho que ver con algunas tipologías son tan abrumadoras que los médicos tienen que restringir la dieta a los pacientes. Sin embargo son pocos los que mencionan como el estado mental afecta al cuerpo físico y como la alimentación puede ayudar a curar enfermedades sin ayuda de medicamentos.

Viendo como los gobiernos están encareciendo y complicando el acceso a medicamentos parece necesario que empecemos a mirar más a la medicina holistica y natural y menos a la química, que en realidad normalmente se basa en principios naturales pero aderezandolo con fórmulas químicas. Un ejemplo de esto se ve en la medicación para las infecciones de oído. El principio activo en los fármacos es vinagre de sidra de manzana. Yo en verano tuve una infección de oído para lo que una amiga me recomendó mezclar vinagre de sidra de manzana y agua estéril a partes iguales, poner diez gotas durante diez minutos y luego limpiar el oído. Al segundo día la infección había desaparecido, tanto fue así que cuando fui al médico para comprobarlo no me vieron nada de nada. Y como esto hay remedios para todo, incluso el cáncer unos basándose en zanahoria, otros en bicarbonato y limón

Tenemos que tomar el control y responsabilidad de nuestra vida, nuestra alimentación y nuestra salud. Cuando estamos enfermos vamos a un médico a que nos de una pastilla. En India la medicina ayurveda evalúa la personalidad y el estado actual de las personas, encuentran los desajustes y los tratan a base de dieta alimentaria, hierbas y especias, no hace falta cortar ni drogar a nadie, al fin y al cabo la medicina occidental trata síntomas pero no la causa que los origina y si no se elimina la causa la enfermedad volverá a aparecer. Todos los países asiáticos tienen prácticas similares a India, somos los occidentales los que hemos renegado de la naturaleza “en pos del progreso” sin darnos cuenta que en muchas cosas estamos más retrasados que aquellos que llamamos países en vías de desarrollo. Externalizamos nuestra situación médica por comodidad, para no tener que preocuparnos más haya del sufrimiento que conlleve la enfermedad que tenemos y por falta de conocimiento pero debemos tomar conciencia de nuestro cuerpo y como todo lo que nos pasa interactúa para bien, o para mal.