En busca del gobierno perdido

Mientras los gobiernos actuales aumentan el poder de quienes los controlan y protegen el sistema, unos opinan que hay que cambiar el sistema, otros dicen que hay que cambiar a los políticos y algunos se apañan con lo que hay y deciden sobrevivir, que no es poco pero no es suficiente. También hay gente que piensa que el gobierno a nivel nacional es un estorbo en sí mismo y debería ser eliminado o reducido a la mínima expresión. Este último argumento es compartido con diferencias por ideologías como el anarquismo y el liberalismo.

Hoy en día los gobiernos hacen más daño que bien a la sociedad y es cada vez más difícil defender la utilidad de gobierno y política. Pero si no hubiera ningún tipo de gobierno lo que imperaría es la ley del lejano oeste donde cada uno se toma la justicia por su mano y tiene que valerse por sí mismo para todo. A no ser que tenga muchos millones en el banco que le permitan comprar servicios que serán cada vez más caros y más peligrosos (habrá aún menos controles que ahora) tendrá que aprender a apagar un fuego, proteger su propiedad y producir su comida… La ley del más fuerte llevaría las sociedades como las conocemos a su fin.

¿Qué haríamos mañana si nos atacara una plaga de zombies como en el libro World War Z? Con los gobiernos actuales es evidente que se haría realidad todo lo que se narra en el libro: encubrimiento, engaño y genocidio de estado; lo que sea con tal de proteger el estatus de los que están en el poder mientras los de abajo son ofrecidos como sacrificio y dejados a su suerte. No habrá una ética que dicte como actuar para el beneficio de la sociedad en vez de para los que tienen el poder. Imperaría la ley de sálvese quien pueda y la humanidad involucionaría un par de siglos. Somos demasiadas personas en el planeta como para que todas encuentren comida y espacio para sobrevivir sin encontrarnos a otro ser humano por el camino, sin tener ningún conflicto, sin necesitar ayuda. Cuando el hambre y la desesperación apremien quien sabe lo que cada uno de nosotros haría por llevarse algo a la boca o ayudar a un ser querido.

Si nos damos cuenta a tiempo de que el problema no es el gobierno si no como está diseñado el sistema, quien lo controla y los valores que inculca, una catástrofe sería un bache que afrontar pero no el final de una era. ¿No será más fácil cambiar el sistema actual y los valores que lo mueven para que los gobiernos actúen en beneficio de la humanidad?

Cada vez que un colectivo de personas sufre una catástrofe, los afectados miran al gobierno pidiendo ayuda, porque por mucho que se sea previsor hay cosas que son impredecibles. Y por muy autosuficiente que se sea nadie lo sabe todo ni lo puede hacer todo, nos necesitamos unos a otros nos guste o no.

Necesitamos un gobierno que proteja a las minorías y los débiles porque no todo el mundo tiene la suerte de nacer sano e inteligente. Que ayude a los que están abajo a subir (no a quedarse como están o peor como se hace ahora), que incluso evite esas diferencias clasistas, que nos proteja a todos de los buitres que andan entre nosotros y nos ayude cuando nos enfrentamos a una desgracia.

La solución no es eliminar el gobierno, ni reducirlo sin más (aunque es necesario garantizar que actúa eficientemente). Tampoco es hacernos las víctimas culpando a los políticos de todos nuestros males y las injusticias sin aceptar nuestra responsabilidad. Somos nosotros los que tenemos que mirarnos en el espejo, analizar lo que vemos, cambiar lo que hacemos pero no nos gusta que nos hagan a nosotros y una vez andado ese camino exigir lo mismo a los demás, incluyendo los políticos, porque los políticos son el reflejo de la sociedad que los elige.

 

Más fieles al partido que a la pareja

Uno de cada dos españoles admite haber sido infiel a su pareja. Sin embargo después de incumplir programas electorales, no tomar medidas productivas contra la crisis, recortar derechos exclusivamente a los ciudadanos, mentir sobre todo lo que no les interesa que sepamos, minimizar los escándalos de corrupción que les afectan a ellos maximizando los del contrario y tener claros incompetentes e imputados en sus listas los españoles seguirían votando a PP, PSOE, IU y UPyD como si nada hubiera pasado teniendo entre todos estos partidos el 79 % de los votos.

Dentro de ese grupo de votantes fieles habrá un elevado porcentaje de clientelismo, familiares y amigos de los que están en el sistema y quieren garantizar que pueden mantener sus chanchullos, lo cual denota el grado de corrupción del sistema español. Pero para nuestra desgracia y la de nuestro país también hay demasiados zombies que ni saben cómo debería funcionar un país en el siglo XXI para ser próspero ni quieren averiguarlo porque prefieren votar al que siempre han votado o al más parecido posible sin ver si es lo mismo. Tanto Gran Petardo en la televisión ha conseguido su propósito, despoblar España de toda vida inteligente que cuestione el sistema establecido y hacer realidad el libro de Aldous Huxley un mundo feliz dónde a la sociedad no le importa nada porque tienen entretenimiento gratis y con eso les basta.

Todos los que abandonaron el instituto para trabajar en la construcción, se compraron un BMW porque mola más que el Ibiza que se podían pagar sin esfuerzos, pidieron un crédito para irse de vacaciones porque yo lo valgo, no se pierden un partido de su equipo pero les cuesta horrores leer un libro ahora dicen que para qué van a votar y culpan de sus penas sólo a los políticos y como mucho a los banqueros porque claro, mirarse al espejo y ver que ellos son parte del problema requiere una coherencia que nunca demostraron en su lista de la compra. Los políticos en España no trabajan para los ciudadanos, pero ese comportamiento lo hemos consentido entre todos año tras año votando a los partidos de siempre sin demandar transparencia, uso eficiente de los fondos públicos y una democracia decente hasta que algo nos va muy mal.

Ahora que el crédito no fluye y hay un paro galopante todos nos hechamos las manos a la cabeza y alguno incluso increpa a los periodistas como comentó Jesús Maraña en Twitter. La mayoría de la prensa no informa como debería porque están financiadas por intereses privados que controlan la línea editorial aunque hay iniciativas para combatir esto; está claro que sería más cómodo si nos lo dieran todo hecho pero en la era de Internet no hay excusa para no informarse siempre y cuando queramos dedicar el tiempo a ello. Ojalá esa España cañí empiece a leer un poquito y ver alguna tertulia de política en vez de marujeo o deportes, igual así se darán cuenta de los motivos de la crisis y de que los estafadores (que por desgracia hay muchos) sólo prosperan cuando la gente se deja. El hecho de que los sueldos deberían estar mejor remunerados no es excusa para pensar que uno merece tener todo simplemente porque quiere, si no una razón para reclamar mayor justicia social y adaptarse a las circunstancias hasta que se consiga.

Es cierto que en algunos casos ha habido auténticas estafas, donde la gente ni siquiera había firmado un contrato de preferentes (siendo las preferentes una estafa en sí mismas); pero el que compró una casa (o la segunda) teniendo que pagar más de la mitad del sueldo en hipoteca igual tenía que haber buscado una más pequeña en vez de hacer caso al banco y aceptar la casa más el préstamo para el coche. Las empresas existen para vender y con la complicidad de los políticos los bancos y cajas han conseguido que nadie les vigile y puedan hacer trapicheos que nos han puesto en peligro a todos haciendo que nosotros paguemos la deuda. Esta injusticia que deberíamos arreglar no exime de responsabilidad individual a los que se excedieron en la lista a los reyes magos y la tarjeta de crédito, si no tienes dinero no lo gastes. Si no estás contento con tu situación el primer paso es entender qué está mal para poder buscar cómo debería estar, asumir la parte de culpa que puedas tener y averiguar cómo cambiarlo, no echar balones fuera porque es más cómodo y luego no votar/votar lo de siempre porque estás enfadado o la política te aburre pero te da miedo que el contrario gane sin pararte a pensar que los dos lados a los que miras son casi lo mismo.

 

Los que no se interesan por la política viven en otro planeta. La política se refleja en todo; todas las sociedades tienen leyes que regulan la convivencia, que dictan el sueldo mínimo a recibir, cuantas ayudas recibe alguien con necesidades e incluso los días festivos al año, igual esto último les motiva más. Da la sensación de que la mayoría del país es un grupo de zombies que incluso en una situación tan dramática como la actual se dedican a ver el fútbol y seguir lo que dice la choni de turno, despotricando un par de minutos al día contra los políticos sin hacer nada más porque leer para entender que está pasando y buscar otro partido al que votar lleva demasiado esfuerzo; mejor tomarse una caña y como mucho quedarse en casa el día de las elecciones a modo de protesta. O votar en blanco, que al final tiene el mismo efecto, dejar que los partidos de siempre sigan en el poder sin cambiar el sistema que tanto les ha beneficiado. Si un 27% de paro no hace a la gente empezar a cuestionarse sus prioridades y empezar a usar el cerebro va a ser que tenemos lo que merecemos una panda de políticos corruptos que usan el escaño para su beneficio en vez del del ciudadano y unos ciudadanos paletos cómplices del sistema y que se contentan con la miseria porque piensan que es lo único que existe o cambiarlo requiere demasiado esfuerzo.

Estoy a favor del compromiso, y entiendo que es practicamente imposible encontrar un partido con el que estar de acuerdo al 100% pero lo mínimo que deberíamos pedirles es que no tuvieran corruptos e ineptos en sus listas, ni nadie siendo investigado hasta que se determine si es inocente. A partir de ahí se debería mirar la ideología porque si se hace al revés se es cómplice de la corrupción al no penalizar a los partidos que la ejercen/protegen y se garantiza que todo siga igual. Si en las próximas elecciones europeas ningún partido con incompetentes e imputados consiguiera votos empezarían a tener más respeto por la sociedad, porque a día de hoy les sale muy barato mentir y manipular; en España como mucho se ha castigado al PSOE pero al no unir el voto en otro partido sino quedarse en casa se ha dado en bandeja el país al que menos hace por el ciudadano. El mejor castigo para los políticos es echarlos del poder no insultarlos en el bar y luego no votar o votarlos igual.

Vámonos sin pagar la cuenta

recortes_sanidadLo del corralito en Chipre sería la gota que colma el vaso si el vaso no se hubiera desbordado en España hace meses con todos los recortes que nos han hecho a nosotros para pagar los excesos de los bancos y los políticos.

El intento de hacer pagar a los ciudadanos un coste en base a sus ahorros es un atraco a mano armada que economistas mecionan como ilegal. Menos mal que han dado marcha atrás y ahora lo plantean para cuentas de más de 100 000 euros, aunque eso me sigue pareciendo erróneo, esperemos que no haya muchos ciudadanos currantes afectados. Dicen que no piensan aplicarlo en España, y yo me lo creo porque siempre que han hecho algún recorte nos han dicho la verdad por delante, como en Chipre… a golpe de decreto ley  sin negociación social Rajoy ha recortado en todo menos en sueldos y gastos de políticos de alto rango, sólo se meten con los alcaldes, los que más hacen de todos, con lo que podrían ahorrar en diputaciones. ¿De verdad piensan que nos vamos a creer algo de lo que digan?

Lo cierto es que Merkel está haciendo su trabajo, proteger a los bancos alemanes a toda costa y olvidando que a ellos se les perdonó su deuda. Como consequencia se está implementando la esclavitud de este siglo, los dueños los bancos y los esclavos los trabajadores ¿nuevo estilo de colonización alemana? ¿Por qué los políticos del Sur no defienden sus intereses tanto como Merkel los suyos? Los bancos españoles, italianos, griegos, portugueses deben dinero a Alemania. Los motivos los sabemos todos, la avaricia rompe el saco. Dejemos a un lado el hecho de que los bancos se han metido en este lío y los bancos deberían salir de él. Hay una opción alternativa que defendería  los derechos de todos los españoles y de regalo los bancos, la deuda no la pagamos bajo estas condiciones leoninas porque nos están matando. Con esto barcaincluso se protegería a los bancos, cosa con la que yo no estoy de acuerdo, pero siendo realistas no sé cuánto tiempo vamos a necesitar para conseguir una clase política decente, que se preocupe por los ciudadanos en vez de los bancos, y esto podría ser una solución intermedia hasta que podamos poner todo en orden, sin perjudicar a los ciudadanos. Pero claro es más fácil para la gente que está ahí arriba sentada hacer que pague el ciudadano la factura en vez de plantar cara… Mejor obviar que unidos estos países tienen más poder (económico no sé pero volumen de gente…) que Alemania o Europa. Si nos dicen o pagas o te vas, digamos vale, nos vamos. ¿Podría Alemania permitirse que todos los países que le deben dinero se vayan sin pagar la factura? ¿Podría Europa permitirse romper el mercado libre que tanto dinero le ha dado? No lo sé, si la respuesta es no habremos negociado mejores medidas en vez de seguir estrangulando ciudadanos; si la respuesta es sí volvemos a tener control sobre nuestros asuntos y devaluamos nuestra amiga peseta para exportar más y salir del pozo como hizo Argentina. Yo a esto lo veo una situación win win, sólo ganamos y tampoco es que haya muchas opciones más para la sociedad. Además José Carlos Díez, un experto en el tema ha dicho hoy cómo se hace: Firmar un decreto en el parlamento pasando nuestros activos y pasivos de Euros a pesetas, más fácil imposible. Adelanteeeee, yo pensaba que era más díficil!

Los políticos del Sur se olvidan de que con todo lo que han hecho mal durante tantos años, la solución no es hacerlo peor, es defender a los ciudadanos, porque lo que están consiguiendo es que se desintegre el estado de bienestar , la convivencia social y en unos pocos años la sensación de país y cualquier orden civil; con la pobreza esto va a ser como el lejano oeste y dará igual cuanto dinero tengas en el banco porque si eres rico los pobres te atracarán por desesperación.

bancosY ya puestos a ver si nos damos cuenta que lo mismo que los países del Sur pueden negociar  con Europa porque somo muchos, los bancos necesitan nuestro dinero para subsistir. La avaricia de los bancos no tiene fin. Inventan productos financieros sin valor, apuestan dinero contra ellos a sabiendas de que van a fallar para ganar más dinero aún, inflan los precios de las casas para dar créditos más amplios e incluir claúsulas abusivas que les proporcionen beneficios aún cuando estamos en la tumba y de regalo consiguen presionar a los gobiernos para que la factura la paguen los ciudadanos. Desde luego ellos nos toman por tontos y nosotros se lo ponemos fácil. Parece que no nos hemos parado a pensar que si dejaramos de utilizar las tarjetas de crédito y debito para pagar, ellos dejarían de ganar millones en comisiones (además de paso ayudábamos a los comerciantes que tienen que pagarlas). Tampoco nos hemos dado cuenta de que si no tuviéramos el dinero en la cuenta del banco parado (por la que no nos dan nada) ellos no podrían usar nuestros fondos para invertir y hacerse más ricos a nuestra costa. Vamos lo que dice Paco pero sin tener que comprar un colchón nuevo con caja fuerte incorporada, (hay emprendedores para todo).

Luego llegarán los portavoces de los mercados diciendo que si hacemos esto somos unos antisistema, y estamos poniendo en peligro a los bancos porque no tienen el capital para hacer frente a la devolución de nuestros depósitos.  Beppe Grillo dijo que el mercado es la mayor gilipollez de este siglo, el ente todopoderoso creado para mantener a los ciudadanos a raya, quiero que hagáis esto, si no lo hacéis la bolsa cae. Cada día estoy más de acuerdo con él. Si los bancos no tienen capital para asumir la retirada de fondos que se vea porque eso es ilegal, deberían garantizar el dinero de nuestros depósitos. Si quieren que usemos los bancos que nos vuelvan a respetar. No tendremos tanto dinero como ellos, pero somos muchos más que ellos y queremos que nos escuchen. Es hora de hacer que lo noten los bancos y Europa.