Corruptos en ideologías

Crecí escuchado que los del PSOE eran unos ladrones. Nací en 1982 y cuando empece a tomar conciencia de la política y las noticias era la época de Roldán, Filesa, los GAL y la decadencia de Felipe González. Al pasar los años iban saliendo escándalos en alcaldías del PP pero nunca nada comparable. Luego llego la Gürtel y mucha gente de izquierdas lo usa para atacar a la ideología contraria y porque se sienten mejor viendo pruebas de que no sólo el PSOE ha malversado fondos. Muchos ciudadanos han empezado a pensar que todos los políticos son iguales y que no hay nada que hacer, simplemente porque los dos partidos mayoritarios han hecho los mismos estragos al erario público. El víctimismo y derrotismo triunfa mientras los ladrones de traje siguen robando porque no nos ponemos de acuerdo ni para echarlos.

Para más inri no sólo hay ladrones en el PP y PSOE; CIU, el partido Gil, su heredero cachuli, UGT, partidos nacionales a nivel regional como los ERE de Andalucía, alcaldías y tantas organizaciones con acceso a dinero público se dedican a usar el dinero de todos para su propio beneficio, o el de sus allegados que es imposible nombrarlas todas.

Este comportamiento duele más cuando lo hace alguien con el que, en teoría, compartes una ideología política. Cada ideología trata de disculpar sus paños sucios y atacar a los demás por los suyos. Miran a la ropa del otro para no mirar la pila que se les acumula en su lavadora, la hipocresía viene de serie en el ser humano y es muy difícil erradicarla.

Cualquier malversación de fondos públicos es un crimen contra el estado, sea quién sea el que lo comete. Personalmente me duele en el orgullo doblemente y me parece infinitamente más deleznable cuando el que lo ejecuta es alguien con ideas progresistas. O mejor dicho cuando los ladrones que cometen el delito van de progresistas escudándose en una ideología con la que en realidad no tienen nada que ver y que están usando como método de recaudación. De lo contrario una organización para los trabajadores no robaría el dinero de los trabajadores para otros fines. Del mismo modo hay muchas personas conservadoras que condenan los estropicios de organizaciones afines con sus ideas.

Cada uno deberíamos analizar lo que hacen las organizaciones con las que estamos de acuerdo ideológicamente y exigirles limpieza y transparencia en vez de exigir a los demás lo que nosotros no somos capaces de conseguir en nuestro entorno. Quizá eso nos ayude a ver que todas las ideas tienen valor en una sociedad, siempre y cuando respeten los derechos humanos fundamentales y se apliquen en pos del beneficio de la mayoría. Uno de los problemas más serios que hay en el planeta es la falta de tolerancia con las ideas ajenas, a parte de motivos económicos esa es la causa de muchas de las guerras. En España se traduce en la imposibilidad de sentar unas bases para que todos los sectores que están en desacuerdo con la situación actual se unan y consigan hacer el trabajo necesario para cambiar el sistema en el que estamos. Salir un día a la calle a una protesta es un gesto positivo pero no va a resolver el problema. Sin embargo es todo lo que hacen la mayoría y luego se quejan de que no se consigue nada porque ellos pusieron mucho esfuerzo dos horas y quieren una recompensa desproporcionada e inmediata. Preferimos discutir y criticar las ideas de los demás en vez de abrir la mente al compromiso y movernos del sofá.

Hay que dejar atrás las ideas de que este bando es más ladrón que esté otro y echar a todo el que haya robado. Los chorizos están entre nosotros y pueden ponerse una chaqueta azul, una roja o una morada, eso no les hace menos ladrones ni menos peligrosos sólo mejor camuflados. La corrupción está en la personalidad, no en la ideología.

 

La hora no marca la productividad

Me resulta increíble pensar que en la España del siglo XXI exista la intención de cambiar la cultura basándose en los resultados de un estudio y un cambio de hora. Aunque si me paro a pensarlo esa es la España del siglo XXI, un quiero y no puedo mezclado con bravuconadas y estupideces oficiales, haciendo cosas a las bravas para quedar bien internacionalmente, sin importar como afecte a la sociedad o lo que la gente piense sobre ello. Decimos que somos un modelo de transición sin haber hecho una de verdad, ni siquiera podemos tener una conversación sobre los crímenes (de ambos bandos) de la guerra civil, incluso la onu nos ha echado una reprimenda por ello. Hemos sufrido este despotismo desde hace siglos, ejemplos recientes son la guerra de Irak y la austeridad iniciada por el PSOE.

El estudio y propuesta de la vuelta al horario GMT es la última muestra de esta mentalidad gubernamental. Algún osado argumenta que de esta manera trabajaríamos a la par que UK, quizá los que apoyan ese argumento deberían darse cuenta de que ahora, teniendo una hora más, es cuando vamos al trabajo a la vez porque en Reino Unido se comienza la jornada laboral entre 8 y 9 de la mañana, lo que serían las 9-10 de España… Teniendo el mismo horario, serían más obvias nuestras diferencias culturales con UK; pocos en España van a comer a las 12 de la mañana por mucho que se adelante la hora, yo lo hago desde hace 4 años y personalmente aunque tenga hambre porque me levanto más temprano, aún me parece que como a la hora del café; lo hago por obligación porque a partir de la una tengo reuniones.

Si lo que pretenden es hacernos clones de Europa, iríamos a trabajar a la vez porque al ir una hora adelantados la hora “cultural” que perdemos nos pondría a la par pero, ¿cuanto tenemos que sacrificar por ser europeos? ¿No hemos dado ya bastantes derechos y concesiones? ¿No tenemos derecho a conservar nuestra cultura y mejorar la productividad en vez de perder nuestra identidad para no conseguir nada? Y sobre todo, ¿tiene eso algo que ver con la productividad?

¿Hay alguien tan inepto como para pensar que por el simple hecho de ir más acorde con la luz solar nos vamos a convertir en una masa laboral productiva? Como sí fuéramos de Krypton y los rayos del sol nos dieran la fuerza que le dan a Superman. Lo que España necesita no es cambiar la hora y esperar a que el resto de problemas se resuelvan a base de bajar salarios, si no que los empresarios y los cargos públicos implementen medidas reales para mejorar el rendimiento laboral:

  • cursillos de formación en técnicas de productividad, gestión del tiempo y eficiencia
  • cursillos de comunicación para que los jefes y trabajadores hablen en vez de gritar y aprendan a expresar adecuadamente lo que los empleados deben hacer. Mandar un email de dos líneas diciendo “prepara una presentación sobre x” implica un montón de incógnitas: que tipo de audiencia, que contenido clave hay que expresar, hay que usar un estilo de presentación en particular, para cuando debe estar lista (y esta última no es para intentar escaquearse de hacerla si no para saber priorizarla con el resto del trabajo pendiente). Si no se comunican los requerimientos de manera adecuada, el trabajador tiene dos opciones, preguntar o hacer lo que estime oportuno. Viendo como se tratan las preguntas en España, normalmente como si fuera un pecado capital, no me extraña que lo hagan a su aire, sufran la ira injustificada de sus jefes y tarden el triple en hacer las cosas por falta de comunicación
  • medidas reales para que las parejas puedan trabajar y tener una familia sin sentir que uno niega lo otro, eso hará que más gente se decida a tener hijos y que la gente esté más contenta trabajando porque no tiene presión laboral cuando va a visitar al profesor de su niñ@
  • que cada uno asuma que el trabajo es una herramienta de satisfacción personal, que hay que hacer el trabajo lo mejor posible y lo más rápido posible
  • y que estar en una silla no implica que se esté trabajando por mucho que algunos quieran aparentarlo y otros exijan que sus empleados se queden más tiempo que nadie para demostrar su interés en el trabajo. Todo lo contrario, cuantas más horas exijas sin dar un trato digno menos productivo será alguien porque tendrá cansancio y mal humor acumulado.

Si quieren europeizar España deberían empezar por las medidas de conciliación, productividad y los horarios laborales que existen en los países nórdicos. Pero entonces en España se estaría haciendo algo bueno por la sociedad y eso sería pecado capital a ojos del sistema internacional y no encaja con el programa electoral de ninguno de los gobiernos que ha habido en nuestro país en más de 70 años.

 

En busca del gobierno perdido

Mientras los gobiernos actuales aumentan el poder de quienes los controlan y protegen el sistema, unos opinan que hay que cambiar el sistema, otros dicen que hay que cambiar a los políticos y algunos se apañan con lo que hay y deciden sobrevivir, que no es poco pero no es suficiente. También hay gente que piensa que el gobierno a nivel nacional es un estorbo en sí mismo y debería ser eliminado o reducido a la mínima expresión. Este último argumento es compartido con diferencias por ideologías como el anarquismo y el liberalismo.

Hoy en día los gobiernos hacen más daño que bien a la sociedad y es cada vez más difícil defender la utilidad de gobierno y política. Pero si no hubiera ningún tipo de gobierno lo que imperaría es la ley del lejano oeste donde cada uno se toma la justicia por su mano y tiene que valerse por sí mismo para todo. A no ser que tenga muchos millones en el banco que le permitan comprar servicios que serán cada vez más caros y más peligrosos (habrá aún menos controles que ahora) tendrá que aprender a apagar un fuego, proteger su propiedad y producir su comida… La ley del más fuerte llevaría las sociedades como las conocemos a su fin.

¿Qué haríamos mañana si nos atacara una plaga de zombies como en el libro World War Z? Con los gobiernos actuales es evidente que se haría realidad todo lo que se narra en el libro: encubrimiento, engaño y genocidio de estado; lo que sea con tal de proteger el estatus de los que están en el poder mientras los de abajo son ofrecidos como sacrificio y dejados a su suerte. No habrá una ética que dicte como actuar para el beneficio de la sociedad en vez de para los que tienen el poder. Imperaría la ley de sálvese quien pueda y la humanidad involucionaría un par de siglos. Somos demasiadas personas en el planeta como para que todas encuentren comida y espacio para sobrevivir sin encontrarnos a otro ser humano por el camino, sin tener ningún conflicto, sin necesitar ayuda. Cuando el hambre y la desesperación apremien quien sabe lo que cada uno de nosotros haría por llevarse algo a la boca o ayudar a un ser querido.

Si nos damos cuenta a tiempo de que el problema no es el gobierno si no como está diseñado el sistema, quien lo controla y los valores que inculca, una catástrofe sería un bache que afrontar pero no el final de una era. ¿No será más fácil cambiar el sistema actual y los valores que lo mueven para que los gobiernos actúen en beneficio de la humanidad?

Cada vez que un colectivo de personas sufre una catástrofe, los afectados miran al gobierno pidiendo ayuda, porque por mucho que se sea previsor hay cosas que son impredecibles. Y por muy autosuficiente que se sea nadie lo sabe todo ni lo puede hacer todo, nos necesitamos unos a otros nos guste o no.

Necesitamos un gobierno que proteja a las minorías y los débiles porque no todo el mundo tiene la suerte de nacer sano e inteligente. Que ayude a los que están abajo a subir (no a quedarse como están o peor como se hace ahora), que incluso evite esas diferencias clasistas, que nos proteja a todos de los buitres que andan entre nosotros y nos ayude cuando nos enfrentamos a una desgracia.

La solución no es eliminar el gobierno, ni reducirlo sin más (aunque es necesario garantizar que actúa eficientemente). Tampoco es hacernos las víctimas culpando a los políticos de todos nuestros males y las injusticias sin aceptar nuestra responsabilidad. Somos nosotros los que tenemos que mirarnos en el espejo, analizar lo que vemos, cambiar lo que hacemos pero no nos gusta que nos hagan a nosotros y una vez andado ese camino exigir lo mismo a los demás, incluyendo los políticos, porque los políticos son el reflejo de la sociedad que los elige.

 

Son Pedomocracias no democracias

“La democracia es la peor forma de gobierno, excepto por todas las otras formas que han sido probadas de vez en cuando” Winston Chuchill

Desde que somos pequeños nos han dicho que la democracia es el sistema político con más libertad e igualdad; que podemos reconocer los países que son democráticos porque en ellos la gente tiene libertad para votar a sus gobernantes. Y como el voto es algo personal y se puede cambiar, se presupone que quien gana unas elecciones tiene el apoyo de la mayoría de su sociedad, o mejor dicho de la mayoría que ha ido a votar, detalle que se olvida a menudo. Lo que los ganadores hagan desde las elecciones hasta las siguientes parece que no tiene tanta importancia, y ya hemos comprobado lo honestos que son todos en sus programas electorales.

La realidad es que salvo comunidades de vecinos, o localidades muy pequeñas en las que las decisiones se tomen siempre por votación personal y directa, no hay democracias ni países democráticos, sólo pedomocracias que sirven de ilusiones democráticas para que la plebe no se preocupe por estos menesteres. Lo único que tienen que hacer es coger un papel cada cuatro años y listo, país democrático. Como dijo el presidente Barlett en la serie El Ala Oeste de la Casa Blanca la realidad es que Estados Unidos se gobierna de modo representativo, las elecciones sirven para elegir representantes y después se delegan en ellos las decisiones legislativas. Y así el resto de países que se llaman democráticos.

En la implementación actual de la democracia hay muchos espacios para que la corrupción se abra paso y acabe controlando el sistema limitando la voz de la mayoría. Las leyes electorales tienen un papel fundamental a la hora de elegir gobernantes. En España se da más valor a un voto para uno de los dos partidos mayoritarios o de una región nacionalista. En Estados Unidos se cambian las circunscripciones con cada censo y el partido en el poder las define de manera que nichos del partido contrario queden fracturados y necesiten más votos para conseguir un representante, por no mencionar las leyes que se están promoviendo para restringir el acceso al voto.


El dinero inunda las campañas electorales, los partidos políticos y a los políticos. En unos países el dinero lo reciben los candidatos o los partidos para sus campañas además de los lobbies que a base de talón promueven las leyes que favorecen a quienes les pagan; en los países más corruptos el dinero va a todos lados menos a los ciudadanos de a pie. Las propuestas/problemas de quienes no tienen dinero no tienen tanta resonancia como las de los millonarios, porque hemos construido un sistema fácilmente corrompible. Ni siquiera países dónde hay elecciones populares hasta para ser fiscal o shérif, y por lo tanto los ciudadanos tienen más capacidad de elección de sus representantes a todos los niveles regulan eficazmente la influencia de los millonarios en la política. Un ejemplo es Estados Unidos, donde diferentes estudios académicos de Larry Bartels y Martin Gilens han demostrado que los representantes estadounidenses atienden de manera consistente a los intereses de sus votantes más ricos, por si la evidencia que podemos notar día a día no fuera suficiente prueba de ello.

Cuando se habla de las diferencias entre democracia y dictadura se definen las segundas como alguien que impone su gobierno sobre una población sin que los ciudadanos puedan elegir libremente. Si día a día notamos que los ricos están imponiendo las políticas que les interesan esté quien esté en el gobierno ¿de qué sirven las elecciones? ¿por qué la gente lo sigue llamando democracia? Es una pedomocracia o dictadura de los ricos, para ser más finos.

El problema no está tanto en que sea un sistema representativo lo cual bien implantado facilita la vida de los ciudadanos, sino que los representantes sólo defienden los intereses de los ricos. Logísticamente sería complicado que todo el país redactara las leyes conjuntamente, pero en la era de la tecnología es muy sencillo enviar una encuesta online a los votantes de una circunscripción pidiendo opinión sobre las leyes que se van a votar para que el/la representante sepa que votar, y así tendríamos una democracia donde los representantes votan de acuerdo a lo que la mayoría de sus representados quieren. A mi eso me suena más a democracia.

La sociedad debe concienciarse y educarse en política, todas sus opciones, consecuencias etc.. Si no aprendemos a pensar y dedicar el tiempo necesario a tomar las decisiones que nos parezcan adecuadas, otros las tomarán por nosotros y ya estamos viendo con que resultados. Delegar las responsabilidades políticas en representantes corruptos sólo nos empobrece. Cambiar a los representantes y seguir mirando hacia el otro lado sólo hará que en unos años los nuevos representantes estén tan corruptos como los que se fueron, el sistema se encargará de ello. La solución es reclamar nuestra voz. Los políticos lucharán contra un sistema como este porque elimina el poder y los privilegios de los que disfrutan ahora. Habrá gente en contra porque para ellos delegar estas decisiones es demasiada responsabilidad y no confían en el juicio de los demás, o mejor dicho en cualquier juicio que no sea el suyo. La realidad es que no hay dos personas que piensen exactamente igual en todo. Debemos aprender a convivir con los demás y a ver que nos unen más cosas que nos separan porque si no reclamamos nuestro derecho a decidir, los de siempre seguirán decidiendo por nosotros cada vez desde más arriba.

 

La prima de riesgo es Matrix

Tal y como yo entiendo la prima de riesgo es la medida que tienen los mercados de evaluar la confianza en un país. Cuanto más alta más intereses tenemos que pagar por el dinero que nos prestan. En los meses en los que se rumoreaba que España sería rescatada como Grecia nuestra prima de riesgo se disparó y todo el mundo corría como gallinas sin cabeza. El gobierno aplicó recorte tras recorte y la prima va bajando, dicen que porque al aplicar los recortes ahorramos dinero y los mercados confían en que podremos pagar nuestras deudas billonarias al ahorrar unos miles de millones de euros. No estoy a favor de los recortes pero quiero reflejar la paradoja que me produce la suposición de que alguien será capaz de pagar una deuda que ahora es el 90% de sus producto nacional bruto (con predicciones de que será más del 100% en unos meses) recortando servicios esenciales que en ningún caso cuestan ni la mitad de lo que ya se debe. Todo esto teniendo simultáneamente cada vez menos ingresos porque hay más paro y por lo tanto menos gente cotizando y gastando. Si de verdad quieren bajar la deuda habría que pedir dinero a los que lo tienen (multinacionales, bancos, etc) no hacer más miserables a los currantes que sustentan el país con su esfuerzo. Por eso pienso que la prima de riesgo es la manera de controlar a la sociedad y a cualquier gobierno que intente llevar la contraria a la ideología neoliberal. Es la voz del jefe de arriba, neoliberal y dueño de empresas billonarias.

Cuando la prima de riesgo sube los gobiernos escuchan “oye que me estás ignorando, recorta derechos a los tuyos“. No porque eso saque a tu país de la crisis sino porque nosotros, tus jefes los mercados, queremos más dinero en nuestro bolsillo. Queremos despido libre, no queremos que los trabajadores puedan faltar al trabajo si están enfermos, queremos ganar dinero con nuestras empresas sanitarias y las escuelas; nos hemos cansado de que los trabajadores tengan derechos, queremos volver a la Edad Media, queremos esclavos incultos que no protesten y ser los únicos con dinero. Algunos gobiernos están felices haciendo caso a su jefe porque son unos pelotas. A Zapatero y Rajoy cambiaron la constitución para dejar bien claro que eran los primeros de la clase y que harían todo lo que se les pida. Otros alumnos como Islandia no lo tienen tan claro. Se rebelan, se niegan a pagar la deuda sin una quita a ambas partes y aunque se les amenaza con la marginación y odio eterno (osea la bancarrota del país y la imposibilidad de acceder a financiación internacional cosa que complica las posibilidades de que un país pueda obtener dinero para los gastos) ellos se plantan. Poco a poco reestructuran lo que deben, empiezan a pagar, modernizan su economía y tres años después empezaron a crecer y salir de la crisis. ¿Quien es el alumno más inteligente? El pelota que hace todo lo que quiere el jefe y el jefe le califica como listo aunque lleva cinco años de crisis, siendo cada año peor que el anterior? ¿O el que se rebela, ignora las amenazas, mira por los intereses de sus ciudadanos en vez de los de sus jefes empieza a salir de la crisis y es tratado como un loco e ignorado por los medios no vaya a ser que otros quieran seguir su ejemplo?

Por su parte cada vez que sube la prima de riesgo la sociedad ha sido amaestrada para escuchar “que viene el lobo, que viene el lobo”. Periodistas, economistas y políticos con interés en mantener el sistema establecido se dedican a infundir miedo a los ciudadanos cada vez que sube la prima de riesgo. Argumentan que la subida implica falta de confianza en el país y una subida en los interés que tendremos que pagar. Han convencido a la sociedad que cuando la prima sube tenemos que hacer lo que se nos dice, porque si no el país se va a la ruina. Lo que no dicen es que al hacerlo condenan a la ruina a los ciudadanos a nivel individual porque pierden sus derechos y la imposibilidad de tener una vida digna si no son millonarios.

Y luego están las paradojas de qué hace subir el valor de nuestra amiga la prima que son las que me hacen pensar que esto es algo como matrix, diseñado para controlar a los países y que en vez de pilas se nos asocia con carteras de dinero. José Carlos Díez, un economista de prestigio cuenta en su libro Hay vida después de la crisis, que los escándalos de corrupción afectan a la prima de riesgo así como la inestabilidad política, social y económica. Cuando hay incertidumbre en un país los inversores normalmente deciden poner su dinero en otro. Curiosamente el día que El Mundo publicó la entrevista de Pedro J a Bárcenas, implicando al partido en el gobierno en un caso de financiación ilegal y al presidente en supuestos pagos en dinero negro, la prima de riesgo se quedó como estaba. Con toda la inestabilidad que hay en España nuestra prima de riesgo debería estar no entorno a los 300 sino 3000.

¿Cómo puede ser posible? Quizá a los jefes de arriba les da igual la corrupción o el estado del país siempre y cuando los gobernantes del lugar en cuestión estén dispuestos a hacer lo que ellos digan. Mejor un gobierno corrupto que obedezca que uno limpio y rebelde. Si hubiera elecciones hay una posibilidad, aunque sea remota, de que los partidos amigos de los mercados (PPSOE) no consigan los votos suficientes para gobernar y eso no interesa a los jefes. Pero una sucesión controlada, como la de Monti en Italia son todo ventajas. Se lava la cara del sistema, se aparenta que se es democrático y se pone a alguien que seguirá la misma senda haciendo recortes en contra de sus ciudadanos, evitando así la reestructuración de la deuda que haría que los jefes perdieran parte del dinero con el que han estado jugando al bingo a nuestra costa todos estos años. Sin duda a los mercados y Europa les gusta más esta idea, quizá por eso un diario alemán ha dedicado un reportaje a la vicepresidenta del gobierno, para ir preparando el terreno de la sucesión a dedo.

Aunque cada vez hay más voces pidiendo la reestructuración de la deuda y la devaluación del euro los gobiernos de los paises bajo la austeridad siguen escuchando a la Troika, Europa, etc. y recortando sin parar. No contemplan otra posibilidad, hacer lo que hizo Islandia, plantarse y negociar un trato que le venga bien a la sociedad, y si hiciera falta salir de Europa, mejor pobres que esclavos totalmente arruinados. Mientras tanto cada vez que suba la prima de riesgo seguiré viendo la escena de Matrix dónde Neo tiene que escoger entre la pastilla roja y la azul, pensando cuando se decidirá la sociedad a despertar.

 

Ladrón, víctima, soplón?

Cada vez que pienso que Barcenas está en la cárcel me dan ganas de hacer una peineta, quizá debería hacer muchas ahora porque no se sabe cuánto durará ahí dentro. Parecía imposible que el juez Ruz tomará una acción tan necesaria para la sociedad como ha dicho Baltasar Garzón. No dudo de su integridad, pero a la vista está que se ha tomado su tiempo. Sumando presiones que miembros del Partido Popular y el propio Bárcenas han ejercido durante años a fiscalía, policía, abogados defensores… Es lógico que las sospechas se multipliquen y todos nos preguntemos hasta cuándo estará en la cárcel y si algún día alguien más le acompañará.

Mientras lo averiguamos yo quiero que se investigue quién montó todo este tinglado y se empiece a hablar más de eso que del cartero de los sobres, que al final es un mandado y de momento el único condenado con el juez que inició la investigación. Parece que Bárcenas utilizaba el dicho de el que reparte se queda con la mejor parte. Tiene muchas cuentas con muchos millones de euros. Todo eso está muy mal pero es casi lo único que se dice sin parar. Los afines al PP y los propios dirigentes han ido cambiando de versión según iba saliendo información. Primero Bárcenas había conseguido ese dinero por sus medios, era un tipo muy honrado y no había sobresueldos. Después Bárcenas había robado donaciones, el partido era una víctima y había sobresueldos pero se llaman gastos de representación que escandaliza menos y suena más profesional. Así se puede engañar sobre todo a la gente mayor, porque igual ellos no se paran a pensar que 15,000 euros extra al mes según algunas informaciones (a parte del sueldo y las dietas oficiales) son unos dos millones y medio de pesetas y prácticamente es imposible que un cargo político necesitara tanto dinero para sufragar gastos y comidas de negocios, sobre todo si los políticos vivieran dentro de sus posibilidades. Y ahora simplemente diciendo que respetan las decisiones judiciales y que han sido muy transparentes conseguirán evitar comentar el tema muchos meses más.

El dinero de donaciones fluía por Génova a millones, cuánto ingresarían para no echar de menos más de 40 millones de euros… Además parece que salía de constructoras que así se aseguraban contratos públicos. Y quien sabe, si las constructoras no lo dieran a políticos los pisos a lo mejor podrían ser más baratos porque seguramente los costes de la corrupción los paga el consumidor, las empresas no van a dejar de ganar mientras puedan hacer que la gente sufrague todos los costes de construcción. Pero ¿quién tuvo la idea y dio la orden de aceptar los pagos y repartirla de esa manera? Los pagos no eran iguales para todo el mundo, así que alguien tenía que haber gastado tiempo en asignar las cantidades y eso no lo hace uno de abajo. ¿Acaso alguien se cree que el que está por abajo sea el que organiza y maneja un sistema de pagos de una organización? ¿Qué tipo de empresa tiene presidentes que se dejan engañar por sus subordinados y una vez descubierto el engaño les siguen pagando? ¿En el Partido Popular son los militantes los que definen las leyes a aprobar y no nos hemos enterado? Porque entonces las reuniones de militantes con el gobierno a favor de las subidas de impuestos no las han cubierto los medios. Se mire por dónde se miré la teoría de “yo no sabía nada” no se sostiene. O estaban en el ajo y son culpables o son retrasados mentales e incompetentes para estar en puestos de responsabilidad.

Y por encima de esto está la ética de recibir sueldos, dietas y sobresueldos y las cantidades y uso de estas. El caso de Javier Arenas es del todo indecente y como ese habrá muchos más. Esto deja de manifiesto la mentalidad de muchos que están en política, sobre todo en los partidos mayoritarios y cargos de más responsabilidad: se han metido en la política para forrarse. Ya sea a través de un sueldo público por poco esfuerzo, o ayudando con dinero público a sus empresas familiares, véase privatizaciones, liberalizaciones y contrataciones dudosas de los últimos 30 años. Por eso cuando se les ofrece un sobre de dinero no les importa que venga de impuestos pagados por todos, o que al aceptarlo hagan que los ciudadanos dejen de ganar servicios. Me lo quedo porque yo, mi ego y mi jeta lo valemos.

La única manera de evitar esto es criminalizarlo adecuadamente para desincentivar a la gente y regular de forma externa el dinero que reciben. Si no seguirá habiendo casos como los del parlamento andaluz donde todos pactan subir sueldos, o financiación ilegal porque no se obliga a los partidos a tener una ética ni se penaliza no tenerla. España no es el único país donde los políticos abusan del gasto público. Hace dos años diputados del parlamento británico fueron pillados malgastando dinero de donaciones y público, por ejemplo en construir lagos para patos en sus casas. Todos los diputados devolvieron el dinero y muchos de ellos fueron destituidos porque en el Reino Unido se tiene cultura democrática. Además se creó una agencia externa independiente que controlaría los sueldos y dietas de los políticos para garantizar que no ocurre de nuevo. La cultura democrática se puede demandar a los políticos si la sociedad la inferioriza como suya día a día. Y una agencia externa de control también se puede implantar en España si la sociedad lo demanda. Cuando hay países que han resuelto el mismo problema que nosotros tenemos, lo lógico y más sencillo es intentar soluciones que a ellos les han funcionado. Dejemos de importar sólo comida basura y realities. Importemos cultura democrática y soluciones a problemas sociales. Eso no nos hace menos españoles si no españoles más listos.

Injusticia sobre ruedas

Palau, ERES, ITV, Gürtel +- Bárcenas, Urdangarin, sólo la lista llegaría a las 500 palabras. Elena Valenciano dijo que la manera de combatir la corrupción es la transparencia y la prevención. La necesidad de transparencia es general y urgente en todos los ambitos institucionales en España pero en mi opinión la verdadera solución de la corrupción es la penalización adecuada de ese acto de traición, porque robar dinero público es eso, traicionar al país.

Corruptos hay en todos los lados. En los países con cultura democrática y moral cuando se les pilla devuelven lo que se han llevado y se van del cargo. En España los partidos y los politicos repiten que hay que esperar a que el juicio finalice antes de tomar ninguna decisión, no vaya a ser que alguien haya robado sonámbulo y se perjudique a un inocente, aunque la mayoría de las veces la justicia confirma las sospechas. No quieren perjudicar a un miembro de su partido, pero no parece molestarles perjudicar la imagen de la política o del país; ni tampoco dañar la confianza de la sociedad en sus representantes. Si no quieren suspender a imputados, como mínimo deberían someter a votación popular de los electores de esa circunscripción la suspensión de esa persona hasta que el juicio finalice. Los políticos en España tienen que entender que se deben a los votantes y si no se confía en ellos no deben seguir gestionando dinero público.

El caso es que muy pocos mencionan modificar la justicia española para conseguir eliminar las dudas cuanto antes. Hay que dotar a la justicia de los recursos necesarios para que las investigaciones de corrupción (y en realidad de cualquier materia) sean lo más rápidas posible así como garantizar su total independencia con penalizaciones severas cuando se demuestre que se han intentado presiones hayan surtido efecto o no. En cambio se recorta en personal judicial, los expedientes siguen apilándose en esquinas en vez de tener un sistema informático eficiente y se suben las tasas para que sólo la gente con dinero pueda acceder a la justicia (aunque las injusticias le suelen pasar a los que menos tienen y ellos son los que más la necesitan). El hecho de que los políticos, sujetos principales de casos de corrupción en nuestro país y responsables del funcionamiento de las instituciones, no propongan mejoras en el sistema de justicia indica el interés real que tienen por limpiar la imagen de su gremio y aclarar quien es inocente y quien no. Al final su innacción y connivencia con la corrupción añaden aún más crispación a la sociedad de la que los delitos generan de por si. Y tampoco hará mucho bien por la Marca España en el mundo ver a políticos corruptos aferrarse así al poder, sobre todo con gente de países donde la gente dimite por esas causas. Nadie quiere invertir ni ayudar a un país donde los que están al mando no son responsables con el dinero porque no se pueden fiar de que su inversión esté bien protegida. Esto no es ser antipatriota, es ser realista y reclamar decencia a los representantes políticos; tendría que salir de ellos, pero como los políticos son el reflejo de la sociedad y en la nuestra hay demasiados que se intentan escaquear tenemos que exigir entre todos algo elemental.

Las consecuencias de la lentitud de la justicia son varias y todas van en detrimento de la sociedad. Cuanto más tiempo pasa más tiempo tienen los corruptos para ocultar su dinero, borrar cualquier rastro y minimizar las pruebas en su contra. Con procesos judiciales durante años la sociedad está años dividida entre defensores y acusadores, lo que genera una tensión social innecesaria. También consigue más tiempo el partido político afectado para intentar presionar a jueces, fiscales o investigadores así como llevar a cabo una estrategia de comunicación para exculparse a si mismos y acusar al otro partido de estar urdiendo una conspiración contra ellos, siempre manejan sus casos de corrupción con una indignidad que traspasa cualquier límite. De esto tenemos un ejemplo claro con el PP, Carlos Floriano ha afirmado que el PP está sufriendo una persecución judicial por el caso Gürtel y se está alargando la instrucción para perjudicarles; ni explican las cosas (lo cual reduciría preguntas, malestar y ayudaria a la justicia cayera quien cayera) ni tienen la decencia de no hacerse las víctimas, y como el PP el PSOE con los suyos y así sucesivamente. Y de remate con un sistema legal tan permisivo en el que delitos fiscales prescriben a los cinco años, la estrategia de los culpables es clara, retrasar todo para que prescriba.

Cualquier persona que utilice recursos públicos para beneficio propio o de sus amigos debe ir a la cárcel obligatoriamente (primero de manera preventiva y luego oficial), debe devolver diez veces la cantidad robada y estos delitos no deben prescribir mientras se pueda demostrar que el acusado o su familia se siguen beneficiando de dinero público robado. Si el castigo es contundente más de uno se lo pensará dos veces, pero si se pueden librar de la cárcel y tienen que devolver una miseria en comparación con lo robado a muchos les sale a cuenta arriesgarse. Es trabajo de todos avergonzar a los corruptos y ladrones, recriminables lo que hacen cuando les conocemos. Ellos son los que tienen que emigrar de España no la gente que quiere trabajar.