Yo emigrante

Emigré de España en 2009. Siempre quise irme, quizá porque tengo mucha familia en Estados Unidos y siempre me atrajo la idea de ver otras culturas. Quizá porque nunca me identifiqué 100% con muchas facetas de nuestra cultura: amor al fútbol y la fiesta por encima de casi todo, hacer todo a última hora y de prisa y lo complaciente que creo que es la mayoría de la sociedad.

Siempre pensé que lo de fuera era lo mejor porque veía que  pasaban cosas que yo querría que pasaran en España:

  • más carreras universitarias donde escoger,
  • mayor facilidad para el contacto con nuestros políticos
  • sociedades multiculturales con tiendas y restaurantes de todo tipo,
  • que la gente no te mire raro por la calle si llevas el pelo morado o te juzque por tus apariencias.

Esto no pasa en todos los países pero en muchos que yo he visitado pasa con más facilidad que en España.

En el tema laboral cuando decidí que quería ser Jefe de Proyecto porque me gusta planificar y organizar actividades me di cuenta de que en España sólo podría serlo de la carrera que había escogido a los 18, Ingeniería Informática, carrera que al fin y al cabo no me satisfacía laboralmente. En una de mis asignaturas descubrí que en otros países la gestión de proyectos se trata como una carrera en sí misma y se entiende que las habilidades de gestión son independientes de las habilidades técnicas. Vamos que no se sigue la máxima española de que todo el mundo asciende hasta su máximo nivel de competencia. Se entiende que hay técnicos que son expertos en su campo pero por serlo no van a ser automáticamente buenos jefes de proyecto, y a su vez hay gente con las cualidades necesarias para ser jefe de proyecto a la que se las puede formar en la parte técnica, o incluso contratar a un técnico que les asesore.

En 2009 justo al inicio de la crisis dejé mi trabajo de 30000 Euros como consultora y la comodidad de lo conocido para hacer un Máster y llevar a cabo mi sueño de ser jefe de proyecto.  Después del Máster he conseguido el trabajo que quería, jefe de proyecto en el sector del transporte, en una de mis ciudades favoritas, Londres y mi futuro profesional tiene muy buena pinta siempre y cuando Reino Unido no decida expulsar a los europeos en 2017.

 Sin embargo la vida de emigrante no es tan fácil como yo pensaba. Se echan de menos  la familia, la comida, los amigos e incluso parte de esa cultura popular que antes aborrecía, por no mencionar el clima. Estando fuera empecé a valorar mejor España, a comprender que todos los países tienen sus más y sus menos, incluso los Alemanes que muchos piensan infalibles, alguien debería mencionar que son altamente intransigentes, incapaces muchos de ellos de improvisar. En algunos aspectos los Españoles somos mejores que otros países.

Desde que me fui he defendido mi país de las típicas “bromas” de la gente, por ejemplo que no trabajamos porque nos pasamos el día durmiendo la siesta y estando de fiesta.  Con la crisis los comentarios han ido a ¿tú no te querrás volver a España no? Porque según estáis… O cómo puede ser que tengáis tanto paro juvenil, o ¿Por qué la gente no hace nada con toda la corrupción? Y lo cierto es que llegados a este punto no sé que responder  y lo único que siento es vergüenza de mis políticos, una tristeza enorme por mi país y frustración por nosotros por dejar que esto pase.

El sistema no tiene porque funcionar así, quizá por una vez deberíamos importar cosas buenas de fuera en vez de realities y comida rápida, opciones siempre válidas si se comlementan con programas culturales y una vegetales y proteínas.

  • En otros países hay listas abiertas donde cada diputado y cada senador tienen que ganar su distrito para obtener un escaño, además de tener que reunirse con sus votantes periódicamente.
  • Hay normas de ética y la presión social se toma en serio.
  • Hay que justificar los cargos en puestos de la administración y los trabajos públicos se obtienen con entrevistas igual que se hace en el sector privado (en UK por ejemplo).
  • Los políticos y trabajadores públicos están obligados a responder preguntas,
  • Los políticos tienen que ser transparentes con sus horarios y donantes y sobre todo conocen el verbo dimitir cuando se les pilla o incluso se intuye que están haciendo algo que no deberían porque se considera que para representar a la sociedad se ha de estar libre de sospecha, no sólo ser inocente, si no ser libre de sospecha. ¿Cómo puedes regular a la sociedad sin estar libre de duda?

Pero nada de esto pasa en España porque la política no se entiende por los políticos de alto rango como un servicio al pueblo si no la manera de tener un trabajo de por vida con un esfuerzo mínimo, todas las comodidades y un buen sueldo. En España los casos de corrupción en todos los niveles se suceden mientras los políticos en el poder se dedican al “Y tu más” y seguir las políticas dictadas desde otro país con más y más recortes que nos quitan nuestros derechos y poder adquisitivo. Yo creo que ya no tengo cobertura sanitaria en mi país, porque no cotizo, aunque en mi pasaporte ponga Española si voy a ver a mi familia y me pongoo enferma, mala suerte. Pero los políticos siguen con coches pagados por los españoles, ¿qué será más necesario?.

Como inmigrante, qué puedo decir cuando alguien me pregunta porque tenemos una ministra que aparece en un informe oficial como beneficiaria de una trama corrupta, es decir que puede beneficiarse consciente o inconscientemente de una trama corrupta y no ve un dilema ético en seguir representando a los ciudadanos que han pagado sus lujos cuando la gente está quedándose sin trabajo, sin casa y sin sanidad, sin educación y sin comida. Este caso es doblemente fácil, o lo sabías y eres corrupta, o no lo sabías y tu falta de inteligencia para preguntar o indagar de dónde sale tanto lujo te incapacita para gestionar dinero público; en ninguna empresa iban a querer un gestor que no se entera de la misa la media.

Como inmigrante, qué puedo decir cuando alguien me pregunta porque la gente que ha robado dinero público en estos tiempos de crisis no está en la cárcel y algunos siguen ejerciendo como si nada. El dinero que se ha ido a Suiza (y otros países desde el principio de la democracia) y al rescate de los bancos es el dinero con el que podíamos haber instaurado un sistema de educación y sanidad eficientes  y gratuito para todos; mejorar nuestra infraestructura para proporcionar trabajo a los parados, implementar programas de investigación que generaran adelantos para la industria y puestos de trabajo; garantizar un precio justo y asequible para la alimentación y otros gastos básicos como luz, agua y transporte.  Si hubiéramos hecho esto desde que entramos en Europa, usando el dinero que nos dieron de una manera cabal ahora tendríamos industria de verdad y no acusaríamos tanto la crisis.

Como inmigrante, qué puedo decir cuando alguien me pregunta cómo puede ser que los club de fútbol tengan presupuestos millonarios cuando todas las empresas están recortando gastos. Me dan ganas de decir que parece una herramienta para mantener a la “plebe” contenta como hacían los emperadores de Roma.

Y mientras tanto españoles recogiendo latas, a dónde vamos a llegar? Yo estoy preparando un escrito con medidas para introducir a la sociedad en la “democracia” actual. Está casi listo, espero conseguir apoyo y que empiece un proceso de cambio porque sin un cambio a mejor no vamos a ir.