Son Pedomocracias no democracias

“La democracia es la peor forma de gobierno, excepto por todas las otras formas que han sido probadas de vez en cuando” Winston Chuchill

Desde que somos pequeños nos han dicho que la democracia es el sistema político con más libertad e igualdad; que podemos reconocer los países que son democráticos porque en ellos la gente tiene libertad para votar a sus gobernantes. Y como el voto es algo personal y se puede cambiar, se presupone que quien gana unas elecciones tiene el apoyo de la mayoría de su sociedad, o mejor dicho de la mayoría que ha ido a votar, detalle que se olvida a menudo. Lo que los ganadores hagan desde las elecciones hasta las siguientes parece que no tiene tanta importancia, y ya hemos comprobado lo honestos que son todos en sus programas electorales.

La realidad es que salvo comunidades de vecinos, o localidades muy pequeñas en las que las decisiones se tomen siempre por votación personal y directa, no hay democracias ni países democráticos, sólo pedomocracias que sirven de ilusiones democráticas para que la plebe no se preocupe por estos menesteres. Lo único que tienen que hacer es coger un papel cada cuatro años y listo, país democrático. Como dijo el presidente Barlett en la serie El Ala Oeste de la Casa Blanca la realidad es que Estados Unidos se gobierna de modo representativo, las elecciones sirven para elegir representantes y después se delegan en ellos las decisiones legislativas. Y así el resto de países que se llaman democráticos.

En la implementación actual de la democracia hay muchos espacios para que la corrupción se abra paso y acabe controlando el sistema limitando la voz de la mayoría. Las leyes electorales tienen un papel fundamental a la hora de elegir gobernantes. En España se da más valor a un voto para uno de los dos partidos mayoritarios o de una región nacionalista. En Estados Unidos se cambian las circunscripciones con cada censo y el partido en el poder las define de manera que nichos del partido contrario queden fracturados y necesiten más votos para conseguir un representante, por no mencionar las leyes que se están promoviendo para restringir el acceso al voto.


El dinero inunda las campañas electorales, los partidos políticos y a los políticos. En unos países el dinero lo reciben los candidatos o los partidos para sus campañas además de los lobbies que a base de talón promueven las leyes que favorecen a quienes les pagan; en los países más corruptos el dinero va a todos lados menos a los ciudadanos de a pie. Las propuestas/problemas de quienes no tienen dinero no tienen tanta resonancia como las de los millonarios, porque hemos construido un sistema fácilmente corrompible. Ni siquiera países dónde hay elecciones populares hasta para ser fiscal o shérif, y por lo tanto los ciudadanos tienen más capacidad de elección de sus representantes a todos los niveles regulan eficazmente la influencia de los millonarios en la política. Un ejemplo es Estados Unidos, donde diferentes estudios académicos de Larry Bartels y Martin Gilens han demostrado que los representantes estadounidenses atienden de manera consistente a los intereses de sus votantes más ricos, por si la evidencia que podemos notar día a día no fuera suficiente prueba de ello.

Cuando se habla de las diferencias entre democracia y dictadura se definen las segundas como alguien que impone su gobierno sobre una población sin que los ciudadanos puedan elegir libremente. Si día a día notamos que los ricos están imponiendo las políticas que les interesan esté quien esté en el gobierno ¿de qué sirven las elecciones? ¿por qué la gente lo sigue llamando democracia? Es una pedomocracia o dictadura de los ricos, para ser más finos.

El problema no está tanto en que sea un sistema representativo lo cual bien implantado facilita la vida de los ciudadanos, sino que los representantes sólo defienden los intereses de los ricos. Logísticamente sería complicado que todo el país redactara las leyes conjuntamente, pero en la era de la tecnología es muy sencillo enviar una encuesta online a los votantes de una circunscripción pidiendo opinión sobre las leyes que se van a votar para que el/la representante sepa que votar, y así tendríamos una democracia donde los representantes votan de acuerdo a lo que la mayoría de sus representados quieren. A mi eso me suena más a democracia.

La sociedad debe concienciarse y educarse en política, todas sus opciones, consecuencias etc.. Si no aprendemos a pensar y dedicar el tiempo necesario a tomar las decisiones que nos parezcan adecuadas, otros las tomarán por nosotros y ya estamos viendo con que resultados. Delegar las responsabilidades políticas en representantes corruptos sólo nos empobrece. Cambiar a los representantes y seguir mirando hacia el otro lado sólo hará que en unos años los nuevos representantes estén tan corruptos como los que se fueron, el sistema se encargará de ello. La solución es reclamar nuestra voz. Los políticos lucharán contra un sistema como este porque elimina el poder y los privilegios de los que disfrutan ahora. Habrá gente en contra porque para ellos delegar estas decisiones es demasiada responsabilidad y no confían en el juicio de los demás, o mejor dicho en cualquier juicio que no sea el suyo. La realidad es que no hay dos personas que piensen exactamente igual en todo. Debemos aprender a convivir con los demás y a ver que nos unen más cosas que nos separan porque si no reclamamos nuestro derecho a decidir, los de siempre seguirán decidiendo por nosotros cada vez desde más arriba.

 

Anuncios

Derecho a decidir, para todos

Ya lo dijo Stéphane Hessel. En épocas de crisis la sociedad se rebela. La pregunta es ¿cómo nos vamos a rebelar los Españoles?

La maneegoismora más cómoda es ¡sálvese quien pueda!  Unirte a la gente que piensa sólo como tú y promover sólo tus propuestas a costa de las de los demás, porque como tú estás jodido se apodera de tí el instinto de supervivencia por encima de los derechos ajenos.

Y así prosperan movimientos extremistas de derecha o de izquierda, de unión y separación que atacan a la parte contraria culpándola de todos sus problemas.

Los movimientos extremos de derecha en España no son ningún desconocido, a partidos políticos que están aumentando sus afiliados con la crisis, hay que sumar los seguidores de la vieja España. Hace poco otro general recordó esta visión de España diciendo que la patria vale más que la democracia. Por si acaso habíamos olvidado que las dos Españas siguen demasiado presentes en nuestra sociedad.

Luego se abre una lucha interna en el PSOE y se sanciona a una parte simplemente porque esos diputados catalanes votan para conseguir un referendum catalán, mostrando una vez más un problema de base de nuestra política, ¡todos a filas que se pasa revista! No sé si esos diputados catalanes votan sólo por su conciencia, para ganar más votos o porque a ciencia cierta saben que la mayoría de los ciudadanos que representan quieren  el referéndum. Me es indiferente,  mesoldadoAsterix parece muy poco democrático que el PSOE les sancione por tener una opinión diferente y de regalo quien Preside el partido no atiende a los medios cuando se anuncia la noticia.

Porque en la democracia hay libertad de expresión, ¿o no?. Y como yo quiero un sistema en el que los diputados voten lo que los ciudadanos que representan quieran, si los catalanes quieren el referéndum, tengámoslo. Y si el resto de las comunidades quieren opinar sobre el tema (ya que les afecta), tengamos otro referéndum también, o el mismo a la vez, me da igual. Pero siempre cumpliendo la ley; si la ley no te lo permite más allá de toda duda, primero consigue cambiar la ley para luego conseguir tus objetivos. No vaya a ser que nos quejemos cuando alguien hace un apaño para robar y vayamos a hacer lo mismo cuando nos conviene. (Conste que yo no soy experta en ley constitucional ni derecho.)
Después de más de 30 años de una Constitución hecha deprisa y corriendo para solventar la papeleta, es momento de revisarla y adaptarla a la sociedad actual. ¡Además hay cosas que ya ni son válidas porque son derechos que nos han quitado! Estado federal, división, otra fórmula que refleje mejor la situación y los sentimientos de la sociedad, lo que la mayoría decida que para eso es mayoría. El mundo no se va a acabar.

Basta ya de divisiones,  ¿no somos todos de la misma especie?. Hay que olvidarse del miedo al cambio ya o para cuando nos demos cuenta no va a haber país que dividir ni del que echar al grupo social de turno.

En la situación actual la división sólo favorece a los que tienen el poder, porque mientras nosotros discutimos ellos siguen a lo suyo, quitándonos todo. La solución es colaborar con la gente de todas ideologías encontrando una causa común que nos beneficie a todos y nos facilite conseguir nuestros objetivos en un segundo paso. Ese punto común para todas las protestas que tenemos en España es la necesidad de hacer que los políticos nos escuchen a nosotros en vez de a los que están escuchando y seamos todos los que podemos decidir.

Los poderosos tienen miedo a la sociedad porque temen que no les dejemos aprovecharse más. Parece que los ciudadanos también pero no hay motivo para ello. La mayoría de los seres humanos son personas razonables, que conviven pacíficamente, con sus inquietudes y preferencias en asuntos puntuales. Sólo una minoría muy ruidosa se dedican a romper la ley, generar guerras y aprovecharse de la bondad de los demás, seamos sinceros, porque es más fácil dejarles que lo hagan que pararles. El mundo está muy mal pero si los malos fueran la mayoría hace mucho que el planeta habría explotado. Debemos confiar que podemos crear una democracia 2.0 como defensa frente a esta minoría abusona y extremista.

juntos