Sí hay dinero, ¿nos vamos a resignar como ellos?

la foto(2)Por una vez estoy de acuerdo con Rajoy. Me parece bien que nuestro presidente diga que no quieren engañar a los ciudadanos, ya iba siendo hora que asumieran la realidad con todas las veces que Montoro, de Guindos y Cospedal han dicho que la crisis se acababa en 2013. Quiero pensar que cuando lo decían lo creían de verdad, porque la otra opción (que nos mintieran para quedar bien) aunque sea la más probable, no resulta nada productiva. Menos de una semana después de revisar sus previsiones, como la gente se asusta vuelven al discurso anterior, queda claro que no saben ni explicar las cosas ni pensar cómo arreglarlas; lo que hacen es resignarse, lo que hay 27% de parados, va a seguir su subiendo y no hemos propuesto ningún plan para cambiarlo, os lo decimos para que os preparéis porque más no podemos hacer.

Si ellos no quieren buscar soluciones tendremos que buscar otros políticos que quieran molestarse en pensar y actuar para el ciudadano en vez de cobrar y obedecer a los de fuera. Como dice Francisco Marhuenda a menudo en sus intervenciones televisivas, en Europa las están pasando canutas, Chipre y Eslovenia medio rescatadas junto con Grecia, Irlanda y Portugal, Francia entrando en recesión, Alemania entrando en la crisis (como los que le compraban ahora no tienen dinero… ¿Me pregunto si se darían cuenta de eso cuando se pusieron a maquinar el plan de austeridad?). Pero que Europa esté en crisis no impide hacer propuestas y presentar un plan a los ciudadanos en vez de hacer de paleto español a lo Alfredo Landa, a verlas venir y hacer lo que digan desde fuera porque yo soy un pobritín y no puedo arreglar nada. Necesitamos estimular la economía para generar trabajo, Europa no quiere darnos dinero, pero hay maneras de conseguir dinero sin depender de Europa, sólo hay que querer.

Según la asociación Europa Laica cada año entre donaciones y lo que le perdonamos la Iglesia Católica recibe una cuantía equivalente al 1% de nuestro PIB, unos 10,000 millones de euros y aún así no tienen bastante porque en algunas zonas piden a la gente 30 euros para mantener la iglesia del pueblo. Que vendan obras de arte/propiedades para financiarse. Quien quiera rezar es muy libre de hacerlo pero ninguna religión debería estar subvencionada por el estado y mucho menos en un país en crisis económica. La cantidad correspondiente a caridad habría que mantenerla pero dándosela directamente a las organizaciones que ayudan a la gente necesitada, quitando al intermediario seguro que les llega más dinero.

Regular la prostitución. Esto puede disgustar a mucha gente pero yo sólo le veo ventajas. Cada día este negocio al menos genera 50 millones de euros, 18,000 al año. Legalizar esta actividad permitiría a la hacienda pública recaudar dinero a través de impuestos y cotizaciones a la seguridad social y de paso terminar la explotación de mujeres para que sólo se dediquen a ello voluntariamente, puedan percibir una pensión y tener protección legal frente abusos de clientes.MarcaEspaña

Abolición de la Monarquía y reducción al mínimo del gasto en diplomacia. Las cuentas de los Borbones nunca han estado claras, sólo podemos saber que al año les damos como mínimo 8 millones de euros que se reparten en sueldos a los miembros de la familia. A eso hay que sumar los gastos que nos generan en transporte (pagado por el Ministerio de Exteriores), seguridad (pagado por el Ministerio de Interior) y mantenimiento de instalaciones. Hay estimaciones de 500 millones de euros al año; a esto sumamos gastos superfluos de la diplomacia que investigó el programa Salvados dejando claro que la mentalidad española confunde imagen con opulencia. En el exterior la mala imagen se da cuando un país gasta millones en una residencia de lujo o en tener embajadas en Palacios que cuestan 500,000 euros de mantenimiento (a saber lo que cuestan de renta si no son de nuestra propiedad) mientras tiene el 27% de paro. Solución a la danesa, millón de euros por embajada; integrar servicios (economía, turismo, exteriores esas funciones pueden ser compartidas por el mismo personal y por supuesto utilizar la misma oficina), eliminar representantes autonómicos formando a los trabajadores de la embajada en los conocimientos de todas las autonomías para que puedan hacer esas funciones, poner objetivos a las embajadas para motivar la efectividad permitiendo cobrar por servicios a los empresarios y así ayudar a cubrir gastos. Algo me dice que nos ahorraríamos miles de millones de euros.

Recortar gasto político. Estamos en medio de una crisis galopante, donde la mayoria de los ciudadanos han visto su sueldo recortado. Por coherencia y decencia ningún político debería cobrar menos ni más del doble del sueldo mínimo (y con esto incluyo a alcaldes que parece que sólo se recorta a nivel local, cuando a menudo son los que más hacen por los ciudadanos); estoy tentada a quitarles el sueldo pero como quiero fomentar el consumo me voy a contener y así de paso no se pueden hacer las víctimas, si el sueldo no les da para la renta, que se muden como todo ciudadano o que suban el sueldo mínimo y se beneficie toda la sociedad. Abolición de sobresueldos (se recibe un ingreso único mensual), asesores, coches, vuelos de primera clase, dietas para diputados residentes en la localidad dónde trabajan, comidas de encargo, limitación de facturas de teléfono a 100 euros al mes (y ya me parece mucho porque yo no lo he gastado en mi vida, que usen whatsapp y Skype que para algo está). Es imposible saber cuánto dinero se ahorraría pero mucho me temo que llegaríamos a miles de millones de euros sobre todo considerando que Miguel Carmona cree que sólo en el ayuntamiento de Madrid se podrían recuperar 100 millones de euros al año y en un municipio como Torrelodones con recortes coherentes se están ahorrando más de 800,000 €.

Recortar en gasto gubernamental eliminando entidades públicas superfluas. De nuevo imposible saber cuánto se nos escapa por este agujero, miles de millones seguro. De nuevo hago referencia al programa Salvados que ha investigado este tema.

El dinero que recaudemos con estas medidas se debe repartir entre:

  • sanidad, de forma urgente garantizar que nadie se tenga que morir porque no pueda pagar medicinas/operaciones imprescindibles
  • ayudar a la gente que está en paro con subsidios para que puedan pagar la casa y cursos de formación para que puedan acceder a otro trabajo en el caso de que sean parados de la construcción
  • invertir en energías renovables que es la industria del futuro y donde ya tenemos empresas funcionando, subencionando empresas para que puedan desarrollar y patentar tecnología exportable, generar empleo y formar trabajadores cualificados con cursos y programas de graduados en los que se contrate gente con aptitudes y mediante trabajo remunerado se vayan adquiriendo conocimientos técnicos mientras contribuyen a la empresa
  • invertir en autónomos y pequeñas empresas para que tengan crédito
  • invertir en turismo, por ejemplo bajando las tasas de los aeropuertos para que venga más gente
  • invertir en exportación para aumentar las ventas en el exterior, ayudas a emprendedores que quieran exportar y mejorar la calidad de nuestro marketing haciendo uso de las nuevas tecnologías que a veces pienso que vivimos en la edad media en comparación con otros países.

Todas estas acciones se pueden poner en marcha en un mes y sin necesidad de ser aprobado por ningún agente externo. Si hiciéramos esto dos o tres años iríamos bajando el paro y generando más ingresos/consumo. Poco a poco podríamos a la vez que fomentamos el trabajo recuperar los derechos laborales y el dinero que se ha recortado en sanidad y educación. Además en paralelo y con vistas al futuro debemos aplicar otras medidas que necesitan mayor análisis y consenso para convertir España en un país eficiente sin corrupción: evaluar la gestión de los bancos para regularlos y que den crédito a las empresas, analizar la gestión pública para garantizar que el dinero de los impuestos se utiliza adecuadamente (tanto el sistema de funcionarios como la elección/gestión de proyectos públicos), regeneración del sistema institucional y perseguir los delitos fiscales y la corrupción (108 mil millones en dinero corrupto sólo en 2011).

Señores políticos no digan que no hay dinero, porque a la vista está que lo hay y además sin recortar en derechos sociales. Tampoco digan que si Europa no les deja no pueden hacer nada porque todo lo mencionado anteriormente reside en la soberanía nacional. Si ustedes no lo quieren hacer habrá que reclamarlo introduciendo a la sociedad en el sistema para que responda a los ciudadanos en vez de a los mercados y a una panda de vagos; yo me niego a ver como nuestro país se va al garete por culpa de unos incompetentes.

130321.matrix.democracia.ilusion

Anuncios

Europa no está sólo para recortar

hipoteca2El hecho de que el Tribunal Europeo haya condenado la ley hipotecaria Española como ilegal es una gran victoria para los ciudadanos y una vergüenza más a sumar a los políticos y el sistema español en su conjunto. De regalo el PSOE  se pone de abanderado de los desahuciados, hay que intentar ganar terreno político como sea, pactando con un acosador, o recriminando al gobierno que hace lo mismo que hicieron ellos. Tienen derecho a rectificar, como dijo Rubalcaba, y me alegro de que lo digan, pero decir que quieren rectificar sin mostrar ninguna regeneración es hablar por hablar. Parece que es más fácil vivir del cuento como político español de congreso en congreso que dimitir y buscarse la vida como hacemos los demás. Si hicieran su trabajo bien no aguantarían más de 4 años (si no miren a Hillary Clinton, con cuatro años dice que necesita un respiro).

Al final en un sistema partidista y decrépito como el nuestro, donde sólo se sigue a Europa para recortar, hoy ha sido la primera vez que muchos españoles notan un beneficio en pertenecer a Europa, porque ha sido ella en vez de su propio gobierno nacional la que ha declarado la necesidad de proteger a la sociedad frente a la injusticia actual de nuestras leyes.

Este es el problema de fondo que tenemos. Europa, concebida para aumentar el libre mercado, ha dado miles de millones a España desde que entramos en la Unión. Sin embargo no hemos podido ver los frutos de esta inversión porque los políticos de nuestro país se dedicaron a despilfarrar o quedarse con ese dinero en vez de invertirlo en lo que Europa había acordado y el país necesitaba. Tanto es así que este mismo mes se ha condenado a España por el fraude de millones de fondos de cohesión en los años 90.  Y no necesito pruebas para pensar que si esto se hizo en el principio de nuestra presencia en Europa, qué no se habrá hecho desde entonces. Todo menos invertirlo en educación e investigación para que ahora, 20 años después los españoles pudieramos tener un país con una industria sólida y un futuro, afectada por una crisis global pero no en coma profundo, con los políticos que nos han robado nuestro futuro durante años apunto de eliminar la respiración asistida a la sociedad.politico

¿Y la culpa de todo esto es de los políticos? No, la culpa es de todos los españoles que hemos consentido que gente claramente incompetente, vaga, sin ideas útiles para la sociedad, sentido del deber civil, ni moralidad ascendiera por el sistema institucional sin ni siquiera quitarle el voto cuando veíamos que no hacían su trabajo. Hemos consentido que el sistema político esté en su mayor parte copado por los getas de cada pueblo, esos que como no querían ganarse la vida en el sector privado deciden ir al público porque les dejamos vivir muy bien dándoles sueldo y sobresueldo corrupto, sin exigirles arreglar ningún problema ni exigir su dimisión por ningún motivo. Hemos sido nosotros los que hemos consentido que un concejal de un pueblo pequeño coloque a toda su familia y amigos, viéndolo como normal porque, ¡cómo no vas a hacer un favor a tus conocidos! (aunque ese favor implique usar dinero público que es para ohartostras cosas, pero como otro concejal me ayudará a mí o alguien de mi familia…) Unos por otros nos roban todos. Recortes si, de políticos, sus gastos, sus asesores y de paso  funcionarios productivos, si no cumples a la calle, como los demás españoles (el que esté en la administración pública para hacer su trabajo no tiene que temer nada, los que viven del cuento son el problema de todos).

Hemos sido nosotros, con nuestra falta de miras e incultura por las posibilidades que un buen sistema político podría darnos los que hemos pensado que había que aguantar esto porque no hay otra cosa. Lo cierto es que somos una panda de paletos. No hay otra cosa porque no hemos querido que la hubiera, eso de pensar y/o hacer algo lleva mucho trabajo, dejémoslo para los intelectuales. Y ahora estamos todos pagando las consequencias en un sistema saturado hasta la saciedad, con más políticos per capita que muchos países del mundo, y lo que es peor, los más inútiles de todos dado que parece que su única tarea es crear puestos de asesores y funcionarios para sus familiares, llevarse nuestro dinero y no arreglar ni un problema, si no crearlos. Esto es así porque los españoles lo consentimos, en otros países no se consiente, vamos que somos tontos y al parecer a mucha honra, ¡viva la roja!.

Está claro que la cultura española a día de hoy no permite confiar en la clase política porque los poderes económicos les tienen bien agarrados y ellos mismos se creen intocables.  Un nuevo partido podría funcionar, pero ¿hasta cuándo?, ¿cuándo se dejarán corromper? Entre unos partidos y otros han conseguido que yo no me fíe de ningún político ni partido. Habrá políticos buenos, pero los getas parecen tantos que se no dejan que los buenos hagan su deber. Por eso creo que es hora de un nuevo orden, en el que los ciudadanos tengamos voz y voto constante. Que los políticos propongan las leyes, que para eso tienen su horario de trabajo mientras yo hago el mío, pero que antes de votarse algo se aseguren de que es lo que la sociedad demanda. Implica más trabajo por parte de todos, sí, pero el que algo quiere algo le cuesta. Cuando hemos dejado nuestro futuro a los políticos ya hemos visto lo que pasa, como no nos metamos en el ajo no cambiará nada.

Yo no estoy de acuerdo en una revolución violenta, quizá porque revolución suena a guerra y yo egoístamente no quiero morir por culpa de esta calaña que nos representa.

Cambiemos nbastauestra forma de pensar, dejemos de pensar que alguien va a venir a resolvernos el problema, que la solución es demasiado complicada o que nosotros no podemos hacer nada. Nosotros nos hemos metido en este marrón con nuestra complacencia, y nosotros deberíamos limpiar España de esta casta política que tanto nos ha quitado y nada nos ha dado.

La sociedad tiene que involucrarse, hacer de perro guardián, es triste pero es así, al menos hasta que los políticos de nuestro país aprendan que su trabajo es servirnos, no robarnos. Firma estas medidas, no son perfectas, nada lo es, pero es un primer paso para conseguir dejarles claro que queremos que se nos oiga cada día, que su sueldo es para trabajar a nuestro servicio y si no están dispuestos a trabajar para nosotros lo tienen fácil, no se metan a políticos.