Perdiendo derechos y aún discutiendo

“El ser humano es un ser social por naturaleza”. Aristóteles

Nos agrupamos para pasarlo mejor pero también para ayudarnos. La familia es un ejemplo de ello. Normalmente establecemos y mantenemos un lazo con la gente con la que nos hemos criado y en momentos de necesidad nos apoyamos unos a otros, emocional y económicamente. Una sociedad se basa en el mismo principio pero en un grado mayor, en vez de unirse personas como en las familias, se unen las familias para ayudarse unas a otras y que todas puedan vivir mejor. En una sociedad todos los trabajos tienen su importancia, no se puede vivir dignamente si no hay barrenderos que recojan la basura o médicos que nos curen. Y aunque a algunos parece que les cuesta verlo, en una sociedad todas las personas merecen el mismo respeto y las mismas oportunidades, de lo contrario el futuro de las personas estará prederminado por la familia en la que hayas nacido.

Partiendo de estos principios podríamos concluir que ningún gobierno de España desde el 78 ha gobernado para la sociedad, dado que las privatizaciones, recortes sucesivos de derechos laborales y sociales y malversación del dinero de todos se han ido sucediendo casi con total impunidad. El actual partido del gobierno aparte de privatizar y recortar derechos ha ido un paso más allá. A base de decreto ley está dilapidando cualquier oportunidad que una persona vulnerable tenía para prosperar aumentando en 30% la desigualdad social. Asustando a la sociedad con que el coco (la Troika) nos quiere comer (rescatar al país) recorta derechos en vez de reclamar a las empresas y millonarios que pongan su granito de arena, al fin y al cabo nosotros hacemos ricas a esas empresas comprando sus productos y servicios. Todos los ciudadanos perciben estos recortes pero los siguientes sectores merecen mención por las implicaciones de futuro que conllevan.

  • Jóvenes, como dice Lucía Méndez los jóvenes están siendo los más desprotegidos de toda la sociedad, suben las tasas de educación, no se les da trabajo y tienen que recibir ayuda de los padres o abuelos para poder subsistir. Son los cimientos del futuro pero no se les da ninguna oportunidad para tener un trabajo digno (sueldo acorde con sus atribuciones y horario) que permita que se independicen y tengan una familia. En España se requieren título de carrera, master, experiencia (incluso para trabajos de junior lo cual es una paradoja) e idiomas para tener un trabajo de 700 euros. Estudiar cada vez es más caro, sin estudios ¿que tipo de trabajo se podrá conseguir? Que economía puede prosperar con su población viviendo del sector servicios porque no pueden acceder a educación superior ni conseguir un trabajo titulado. Además cuanto más tarda alguien en conseguir un trabajo laboral más tardará en plantearse construir una familia o si quiera consumir y generar demanda. El país envejecerá y sólo tendrá personas con conocimientos escasos que no conseguirán generar una economía de futuro.
  • Dependientes. Por sí vivir con una minusvália no fuera ya de por si difícil para la persona que la padece y a menudo para su entorno cercano, ahora con los recortes en la ley de dependencia personas con discapacidades tienen que escoger entre alimentos o medicinas y situaciones similares que no son dignas de una sociedad civilizada.
  • Inmigrantes. Personas que han dejado su país atrás por un futuro mejor ahora se encuentran que además de estar solos en un país extraño no tienen sanidad si no tienen trabajo, y en un país con más de seis millones de parados el trabajo no es fácil de encontrar.
  • Mujeres, están afectadas por todas las demás medidas porque hay mujeres jóvenes, estudiantes, dependientes, inmigrantes… Pero además se está intentando recortar su capacidad de decisión sobre cuando tener un hij@ (ley del aborto o exclusión de ayudas a la fecundación por orientación sexual) o su capacidad de reclamar justicia y auxilio cuando alguien abusa de ellas.

Hay muchos más sectores sociales, demasiados para un sólo texto. Mientras destrozan el estado del bienestar intentan enfrentarnos con ideología o cosas como: los inmigrantes son una carga y te quitan el trabajo y la sanidad, los jóvenes son unos NINI ni trabajan ni estudian (muchos pensarán para qué sirve estudiar si en las ofertas piden títulos y experiencia y la experiencia no te la dan porque no te contratan) o los que no pagan la hipoteca o los estudios de sus hijos son unos vagos y no merecen ninguna ayuda, aunque sea gente que trabaja pero aún así no les llega el dinero porque tienen un sueldo miserable. Todo para distraer la atención de que en realidad los recortes son para asegurar que las clases sociales no pueden escalar, para hacer que los ricos sean más ricos y menos en número. Incluso se está reinventando el término rico, ahora es una persona que gana 2000 euros tiene una casa que no es un sótano de 20m y puede ir de vacaciones al extranjero. ¿Pero quién tiene el poder de ver el futuro para saber que a él no le despedirán o caerá enfermo y pasará a necesitar ayuda para poder sobrevivir porque con su sueldo no le llega?. Da igual la ideología, recortan servicios a una clase social no a los miembros de un partido político. Como dice Pablo Iglesias esto es una lucha de clases y los de arriba van ganando. Cada vez tenemos más cosas que recuperar, hay que dejar de enfrentarse por una ideología porque da igual tu orientación política, el sueldo te ha bajado, los gastos han subido y cada día pierdes más poder adquisitivo.

 

Empresas españolas dignas de España

A medida que pasamos más meses en crisis se oyen cada vez más ejemplos de empresas pequeñas que son o se vuelven cooperativas y entre todos hacen sacrificios para seguir produciendo y que todos tengan un trabajo. Ellos junto con el apoyo familiar son un ejemplo de la solidaridad en la sociedad española que demasiado a menudo queda empañada por la corrupción y los jetas que copan los puestos de responsabilidad y nos hace pensar que España es como el salvaje oeste aunque no lo sea.

Sin embargo no hay muchos ejemplos de multinacionales españolas siendo solidarias con la sociedad que las ayudó crecer. Telefónica, Iberdrola, Repsol o Banco Santander ganan miles de millones al año, cobrando precios excesivos por sus servicios y aún así despidiendo trabajadores españoles con el beneplácito de todos los gobiernos. Querer aumentar la eficiencia de una empresa es una decisión de negocios muy respetable y necesaria para sobrevivir en el entorno empresarial pero podrían destinar parte de ese dinero que se ahorran al despedir empleados a dar préstamos a autónomos o emprendedores en vez de engordar las cuentas bancarias de sus cuatro accionistas. Ayudarían a gente que lo necesita, añadirían valor a la sociedad y además generarían más ingresos para ellos mismos con los intereses del crédito.

Telefónica ha creado un imperio de las telecomunicaciones gracias a haber sido la única empresa española de telecomunicaciones durante muchos años. Los españoles le dieron los ingresos para poder expandirse, además lo hicimos por obligación porque no teníamos otra opción. Durante los años de bonanza económica hicieron miles de prejubilaciones a gente con 55 años, sin pararse a pensar que esa gente podría seguir trabajando y sin embargo se convertirían en pensionistas cobrando pensión en vez de produciendo en la sociedad. Ahora siguen ganando millones de euros al año y despidiendo empleados a base de ERES, para ganar más dinero, no porque estén perdiendo. Si bien patrocinan diferentes deportes, cine y han lanzado una campaña para recordar a la gente que somos buenos en más cosas que el fútbol, podrían hacer mucho más. Por ejemplo reducir el precio de sus servicios para los españoles, porque durante años nos han cobrado más de lo que se cobra en otros países europeos. También deberían promocionar teléfonos españoles (por ejemplo BQ o Crambo) en sus contratos en vez de teléfonos americanos o chinos.

El Banco Santander tiene ingresos multimillonarios. A base de comprar bancos extranjeros, por ejemplo el Abby Británico, tiene presencia en multitud de países. Es uno de los pocos bancos que no ha necesitado rescate, cosa que es digna de elogiar en los tiempos aunque debería ser lo normal. Sin embargo al igual que el resto de bancos realiza deshaucios y vende las propiedades desahuciadas por el importe total de la hipoteca, aunque los primeros dueños abonaran parte de ella. Tampoco quiere promover el alquiler social de sus viviendas, prefiere que estén en deshuso y las comunidades de vecinos no cobren las tasas correspondientes a hacer un gesto solidario con la sociedad que tanto les ha dado. Incluso cobran tasas a sus usuarios por usar sus servicios. En la actualidad acumula un superávit de 10,000 millones de euros pero no se plantea conceder más crédito aunque haya empresas que están cerrando sus puertas por esa causa.

Empresas como Repsol con sus plataformas petrolíferas se apropian de los recursos del planeta, que son de todos, para su beneficio propio haciendo que los ciudadanos paguen a precio de oro algo que en realidad era suyo. No contentos con el dinero que ganan a diario hacen presión a los gobiernos para no pagar impuestos y ganar aún más o pactar precios para controlar ese mercado que se iba a regular por la oferta de precios. También desacreditan a las energías renovables y cualquier alternativa en todos los ámbitos posibles, desde energía eólica, solar o marina a los coches eléctricos. Aparte de los daños perjudiciales que su uso inflige a nuestro planeta sitúan plataformas petrolíferas en sitios dónde aún no se han desarrollado tecnologías de extracción segura, como quedó demostrado en Estados Unidos con el desastre del golfo de Méjico. Como dice Rachel Maddow las petroleras deberían reducir sus precios en aquellos países donde están haciendo prospecciones. Además deberían ceder parte de sus ingresos para la investigación del cambio climático y nuevas tecnologías renovables porque sólo tenemos un planeta y ellos tampoco podrán seguir con su negocio cuando este planeta se haya agotado.

Estos son algunos ejemplos pero hay muchos más. Iberdrola, Endesa, Ferrovial…están en todo el mundo gracias a nosotros pero siguen abusando en sus precios en España, su descaro en el impago de impuestos y cada vez más explotación salarial. Es inaceptable que españoles con ideas innovadoras tengan que vender las patentes porque no consiguen crédito para producir su producto, teniendo ya encargos. Y que los españoles se aprieten el cinturón durante la crisis mientras las multinacionales españolas ganan cada año más que el anterior. También deberían cambiar sus comportamientos en otros países y quizás no tendríamos problemas de expropiaciones empresariales. La sociedad debe recordar que si bien no tenemos un gran poder económico a nivel individual sí lo tenemos cuando nos unimos como clientes. Si dejamos de comprar los productos de una determinada empresa, esa empresa acabará cediendo a las reivindicaciones porque sin clientes no podrá subsistir. Sólo hay que organizarse.

 

Amigo Alemán

Sé que conoces España porque a menudo tú o alguien de tu entorno cercano a venido a Mallorca, Ibiza, Tenerife, Benidorm a pegarse la juerga padre. O puede que lo conozcas porque tus abuelos sean unos de tantos que han comprado casas de jubilación o de veraneo en alguna de las colonias alemanas que habéis ido formando con el paso de los años. Por eso, porque conoces el país, me extraña que no te pares a pensar en el daño que las políticas de tu presidenta están haciendo a ese país que siempre te ha acogido cuando has ido a visitarlo e incluso el daño que te está haciendo a tí mismo sin decírtelo.

Nuestra situación geográfica y nuestro carácter hace que seamos un destino vacacional conocido por sol, playa y fiesta. Somos más que eso pero nuestra carencia de “patriotismo útil” hace que no presumamos de las cosas buenas que tenemos tanto como harían otros países y exacerbemos nuestros defectos en vez de tomar medidas para cambiarlos. No se puede negar que tenemos jetas dentro de la sociedad, pero todas las sociedades los tienen. Estoy seguro que tú también tienes amigos que no trabajan tanto como tú y no por eso merecen morir de hambre porque al fin y al cabo son seres humanos.

Si en tus viajes a España te pararas a hablar con la gente te diríamos que en España la mayoría de la sociedad, trabaja más horas al año que en Alemania por ejemplo, con un apoyo empresarial menor menor porque no se les da formación adicional en técnicas de gestión del tiempo, técnicas para innovar o ser más eficiente. El ambiente laboral deja mucho que desear, con más jefes gritando y exigiendo que promoviendo la colaboración y la comunicación, esenciales para un entorno productivo. Ya en 2008 cuando la crisis aún no había estallado muchos españoles con carrera superior estaban trabajando 10 horas al día por 700 euros al mes, viviendo con sus padres porque el sueldo no llegaba para independizarse. Aquellos que cobraban 3000 eran los banqueros, los políticos, los directivos y cargos altos que demasiado a menudo se fijaban el sueldo a ellos mismos y se dedicaban a tener comidas de empresa más que a trabajar y dar ejemplo de honradez. Si de algo somos culpables es consentir que los jetas de la sociedad se hayan adueñado de los puestos de responsabilidad política y económica. Esto se ha producido porque nunca hemos hecho una transición real a una democracia de oportunidades e igualdad, si no que se ha perpetuado el modelo de la dictadura en el que la oligarquía de la época sigue ostentando los cargos de responsabilidad y viven de los trabajadores como los parásitos de sus huéspedes.

Cuando llegó la crisis se nos dijo que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades y que para que el país tuviera un futuro sostenible teníamos que parecernos más a Alemania. Había que reducir las prestaciones sociales como el desempleo porque según esta teoría, es un desincentivador para buscar trabajo y que facilitando el despido los empresarios contratarían más gente porque podrían echarlos si no producían lo suficiente. O que no había dinero para que el estado sufragara la sanidad, aunque todos los meses aportamos parte de nuestro sueldo a ella y tenemos uno de los modelos sanitarios más eficientes del mundo. El gobierno también creó los mini jobs, esos trabajos a tiempo parcial que vosotros inventasteis que aunque no sirven para subsistir, sirven para camuflar las estadísticas del paro y ofrecer un trabajo precario a alguien que está desesperado por trabajar y aceptará lo que sea con tal de tener algo que llevarse a la boca o un jubilado al que la pensión a la que ha estado contribuyendo toda su vida no le llega para subsistir.

 

Y una vez que hemos dejado atrás nuestro estado del bienestar que tanto nos costó conseguir, me pregunto ¿de verdad crees que tu Alemania, esa que hemos copiado, es mejor que la Alemania que tenías antes de que Merkel llegara al poder? Te han dicho que habías vivido por encima de tus posibilidades pero quien de verdad cometió los excesos en tu país fueron tus bancos. Mientras tu ahorrabas dinero para poder sobrevivir la crisis de inflación que tenías en los años 90 los bancos empezaron a apostar en el mercado negro tus ahorros, dándoselo a países para obtener beneficios con los intereses, animando a los políticos alemanes a construir el euro y una Europa con cuantos más países mejor (da igual si era conocida su corrupción o no) para que ellos pudieran hacer más negocios de dudosa moralidad. Cuando la crisis económica explotó, tus bancos en vez de pedirte perdón por apostar tu dinero en operaciones de alto riesgo han conseguido convencerte que el culpable eres tú por querer comprarte una casa con el dinero que te ofrecían sin restricciones. Y tus políticos, para proteger a tus bancos, no admitir que deben más dinero que los bancos de esos países categorizados como ineficientes y garantizar que tú no perdías el dinero de tu fondo de pensiones han obligado a los países que recibieron crédito de tus bancos a pedir préstamos para pagar esos créditos en su totalidad aunque eso lleve a la miseria las sociedades del sur de Europa y deje claro que en Europa hay ciudadanos de primera y segunda clase por mucho que la constitución europea diga que todos somos iguales.

Porque los rescates no son más que eso, países pidiendo dinero para poder pagar los créditos que tus bancos les otorgaron con temeridad y que tú no pierdas un sólo céntimo del dinero que arriesgaron sin tu consentimiento. ¿No sería mejor reestructurar la deuda y que los bancos paguen la quita correspondiente de sus beneficios? Tú como yo somos ciudadanos y no tenemos la culpa de sus trapicheos, por lo tanto no tenemos por que pagar la factura. Ellos tienen miles de millones de beneficios al año gracias a que nosotros les dejamos guardar nuestro dinero. Si ellos deciden usar técnicas peligrosas con él deberían sufrir las consecuencias, no conseguir con la connivencia de los políticos que los ciudadanos paguen la factura y en proceso se retroceda 40 años en derechos sociales y estado del bienestar. Además muchos economistas avisan que cuánto más se tarde en reestructurar la deuda mayor será la quita ya que con las políticas de austeridad las deudas no paran de aumentar porque la gente al no tener trabajo y ser el coste de la vida más caro consume menos y eso provoca cada vez más despidos y que la deuda crezca.

A tí también te han recortado derechos sociales y prestaciones. Tu presidenta hasta te anima a dejar de comer carne o vender tus muebles si tienes apuros económicos. Parece que en vez de ser personas se os considera mano de obra que no merece tener una vida digna. La crisis en los países del sur hace que tus exportaciones disminuyan porque no tenemos dinero para comprar y dentro de poco tus empresas empezarán a despedir empleados o bajar vuestros sueldos. Ni siquiera podréis venir a España de fiesta porque ante la falta de comprensión y ayuda del exterior nosotros tenemos que mirar por nuestros intereses y empezar a promover un turismo que nos de más dinero que las fiestas tiradas de precio que os ofrecíamos antes.

¿Crees que está nueva situación social es una manera adecuada de vivir? ¿Crees que una persona que trabaja 45 horas a la semana en un restaurante en Berlín o en Madrid sólo debe cobrar 500 euros y malvivir? ¿ Crees que es ético que haya personas enfermas que no se pueden curar porque no tienen dinero suficiente para pagar los medicamentos que antes eran gratuitos? ¿No debería garantizarse que todo aquel que trabaje pueda pagar un alquiler y comida cada mes?. Si quieres que España siga siendo el sitio donde se te recibe con los brazos abiertos y la fiesta barata nunca acaba y sobre todo entiendes como yo que todos los seres humanos merecen dignidad y que no somos esclavos al servicio de los bancos y las multinacionales pide a tus políticos que los bancos paguen por su comportamiento, que el banco central europeo compre deuda de los paises en crisis a bajo interés y que se devalúe el euro para que podamos exportar más al extranjero. Sólo así conseguiremos acabar con esta crisis y que tú y nosotros podamos tener los derechos que nos merecemos como seres humanos.

 

La prima de riesgo es Matrix

Tal y como yo entiendo la prima de riesgo es la medida que tienen los mercados de evaluar la confianza en un país. Cuanto más alta más intereses tenemos que pagar por el dinero que nos prestan. En los meses en los que se rumoreaba que España sería rescatada como Grecia nuestra prima de riesgo se disparó y todo el mundo corría como gallinas sin cabeza. El gobierno aplicó recorte tras recorte y la prima va bajando, dicen que porque al aplicar los recortes ahorramos dinero y los mercados confían en que podremos pagar nuestras deudas billonarias al ahorrar unos miles de millones de euros. No estoy a favor de los recortes pero quiero reflejar la paradoja que me produce la suposición de que alguien será capaz de pagar una deuda que ahora es el 90% de sus producto nacional bruto (con predicciones de que será más del 100% en unos meses) recortando servicios esenciales que en ningún caso cuestan ni la mitad de lo que ya se debe. Todo esto teniendo simultáneamente cada vez menos ingresos porque hay más paro y por lo tanto menos gente cotizando y gastando. Si de verdad quieren bajar la deuda habría que pedir dinero a los que lo tienen (multinacionales, bancos, etc) no hacer más miserables a los currantes que sustentan el país con su esfuerzo. Por eso pienso que la prima de riesgo es la manera de controlar a la sociedad y a cualquier gobierno que intente llevar la contraria a la ideología neoliberal. Es la voz del jefe de arriba, neoliberal y dueño de empresas billonarias.

Cuando la prima de riesgo sube los gobiernos escuchan “oye que me estás ignorando, recorta derechos a los tuyos“. No porque eso saque a tu país de la crisis sino porque nosotros, tus jefes los mercados, queremos más dinero en nuestro bolsillo. Queremos despido libre, no queremos que los trabajadores puedan faltar al trabajo si están enfermos, queremos ganar dinero con nuestras empresas sanitarias y las escuelas; nos hemos cansado de que los trabajadores tengan derechos, queremos volver a la Edad Media, queremos esclavos incultos que no protesten y ser los únicos con dinero. Algunos gobiernos están felices haciendo caso a su jefe porque son unos pelotas. A Zapatero y Rajoy cambiaron la constitución para dejar bien claro que eran los primeros de la clase y que harían todo lo que se les pida. Otros alumnos como Islandia no lo tienen tan claro. Se rebelan, se niegan a pagar la deuda sin una quita a ambas partes y aunque se les amenaza con la marginación y odio eterno (osea la bancarrota del país y la imposibilidad de acceder a financiación internacional cosa que complica las posibilidades de que un país pueda obtener dinero para los gastos) ellos se plantan. Poco a poco reestructuran lo que deben, empiezan a pagar, modernizan su economía y tres años después empezaron a crecer y salir de la crisis. ¿Quien es el alumno más inteligente? El pelota que hace todo lo que quiere el jefe y el jefe le califica como listo aunque lleva cinco años de crisis, siendo cada año peor que el anterior? ¿O el que se rebela, ignora las amenazas, mira por los intereses de sus ciudadanos en vez de los de sus jefes empieza a salir de la crisis y es tratado como un loco e ignorado por los medios no vaya a ser que otros quieran seguir su ejemplo?

Por su parte cada vez que sube la prima de riesgo la sociedad ha sido amaestrada para escuchar “que viene el lobo, que viene el lobo”. Periodistas, economistas y políticos con interés en mantener el sistema establecido se dedican a infundir miedo a los ciudadanos cada vez que sube la prima de riesgo. Argumentan que la subida implica falta de confianza en el país y una subida en los interés que tendremos que pagar. Han convencido a la sociedad que cuando la prima sube tenemos que hacer lo que se nos dice, porque si no el país se va a la ruina. Lo que no dicen es que al hacerlo condenan a la ruina a los ciudadanos a nivel individual porque pierden sus derechos y la imposibilidad de tener una vida digna si no son millonarios.

Y luego están las paradojas de qué hace subir el valor de nuestra amiga la prima que son las que me hacen pensar que esto es algo como matrix, diseñado para controlar a los países y que en vez de pilas se nos asocia con carteras de dinero. José Carlos Díez, un economista de prestigio cuenta en su libro Hay vida después de la crisis, que los escándalos de corrupción afectan a la prima de riesgo así como la inestabilidad política, social y económica. Cuando hay incertidumbre en un país los inversores normalmente deciden poner su dinero en otro. Curiosamente el día que El Mundo publicó la entrevista de Pedro J a Bárcenas, implicando al partido en el gobierno en un caso de financiación ilegal y al presidente en supuestos pagos en dinero negro, la prima de riesgo se quedó como estaba. Con toda la inestabilidad que hay en España nuestra prima de riesgo debería estar no entorno a los 300 sino 3000.

¿Cómo puede ser posible? Quizá a los jefes de arriba les da igual la corrupción o el estado del país siempre y cuando los gobernantes del lugar en cuestión estén dispuestos a hacer lo que ellos digan. Mejor un gobierno corrupto que obedezca que uno limpio y rebelde. Si hubiera elecciones hay una posibilidad, aunque sea remota, de que los partidos amigos de los mercados (PPSOE) no consigan los votos suficientes para gobernar y eso no interesa a los jefes. Pero una sucesión controlada, como la de Monti en Italia son todo ventajas. Se lava la cara del sistema, se aparenta que se es democrático y se pone a alguien que seguirá la misma senda haciendo recortes en contra de sus ciudadanos, evitando así la reestructuración de la deuda que haría que los jefes perdieran parte del dinero con el que han estado jugando al bingo a nuestra costa todos estos años. Sin duda a los mercados y Europa les gusta más esta idea, quizá por eso un diario alemán ha dedicado un reportaje a la vicepresidenta del gobierno, para ir preparando el terreno de la sucesión a dedo.

Aunque cada vez hay más voces pidiendo la reestructuración de la deuda y la devaluación del euro los gobiernos de los paises bajo la austeridad siguen escuchando a la Troika, Europa, etc. y recortando sin parar. No contemplan otra posibilidad, hacer lo que hizo Islandia, plantarse y negociar un trato que le venga bien a la sociedad, y si hiciera falta salir de Europa, mejor pobres que esclavos totalmente arruinados. Mientras tanto cada vez que suba la prima de riesgo seguiré viendo la escena de Matrix dónde Neo tiene que escoger entre la pastilla roja y la azul, pensando cuando se decidirá la sociedad a despertar.

 

Manifestaciones unidas

Todos los movimientos sociales deben unirse para crear una alternativa al poder. Julio Anguita

Desde que he empezado el blog lo he repetido tantas veces que ya he perdido la cuenta. La crisis económica está aquí (un buen libro para entender qué nos han llevado a ella es “Hay vida después de la crisis” de José Carlos Díez) pero una vez que ha estallado esto se ha convertido en una lucha de clases y los que no somos millonarios debemos unirnos y llegar a un acuerdo de mínimos. Los que están afincados al poder (dueños de multinacionales, fondos de inversión, políticos, etc.) han conseguido lo que no pudieron en la crisis del 29, que sean los ciudadanos los que se suiciden y paguen la crisis en vez de ellos. Y así con el pretexto de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades (sobre todo ellos pero eso no se dice mucho en los medios) los gobiernos de muchos países controlados por esos cuatro que se están forrando con los recortes se dedican a quitar derechos y servicios, subiendo los impuestos para traspasar el dinero de las rentas medias y bajas a las muy altas.

El IVA, el IRPF, bajadas de sueldo, los recortes en educación, en sanidad se los están aplicando a comunistas, socialistas, anarquistas, conservadores, liberales, jóvenes, abuelos, hombres y mujeres, ricos, clase media y pobres por igual. La diferencia está en cuánto dinero tienes en el banco para poder pagar y hasta cuándo ese dinero dejará de ser suficiente. Hay gente a la que esto le dará igual porque aparte de tener dinero no tienen conciencia social. Nacieron con la suerte de no tener que preocuparse por llegar a fin de mes. Tampoco se han plateado que a veces pasan imprevistos como enfermedades y que incluso ellos con todo su dinero pueden no tener suficiente para sufragar los cuidados necesarios, sobre todo cuando la sanidad se vuelve más y más cara cada día. Ni que no es un problema de no haber dinero si no de en qué se utiliza (monumentos faraónicos, corrupción, subvenciones a multinacionales, privilegios para políticos y ricos o becas para que niños de padres en paro puedan tener una comida decente al día, inversión para generar empleo y sanidad para que nadie se muera si se puede remediar). Aparte de la ética de tener seres humanos en la miseria pudiendo hacer algo por remediarlo. Otros ricos, como Rosalia Mera opinan que aunque ellos no necesitan la ayuda del estado, una sociedad es mejor cuando garantiza que los más desfavorecidos tienen las mismas oportunidades que los más ricos.

El resto de mortales que no somos ricos, que es la mayoría, está indignado y muy enfadado por los recortes y la falta de ética y dignidad de los políticos en España. Algunos están más preocupados por la educación, otros por la sanidad, otros por la falta de trabajo, recortes a la dependencia, corrupción o por todo en general, según su situación personal. Lo expresan a todas horas hablando con amigos, familiares, yendo a manifestaciones. Hay manifestaciones todos los días, lo sé porque la gente me lo cuenta, aunque los medios de comunicación decidan no informar sobre ellas, quizá porque si supiéramos todas las que hay nos daríamos cuenta que somos muchos, y sobre todo muchos más que ellos. A menudo se dice qué más tiene que pasar, qué más tiene que hacer la sociedad para que los políticos escuchen lo que grita la calle. Sea lo que sea lo que lo consiga hay que preparar alternativas, confiar en que aprendemos de nuestros errores y conseguiremos que el cambio transcurra de forma pacífica.

Aquí es dónde entra en juego la estrategia. Una manifestación sobre un tema congrega a más o menos gente pero nunca tanta como una manifestación que agrupe todas las reivindicaciones. Lo hemos visto cada es que la marea ciudadana ha convocado un evento. Cuanto más grande la manifestación, más impacto mediático dentro y fuera del país; elemento muy importante porque en la época de la globalización la presión exterior como consecuencia de la presion interior ha conseguido derrocar gobiernos. Además la clave de la presión social está en la continuidad. Una manifestación un día por muy grande que sea no da miedo a ningún gobierno, porque al día siguiente la gente vuelve a su vida diaria y todo queda como un acto puntual. Después de dos años hay que recordar el espíritu del 11M y lo que supuso para manifestantes, prensa y políticos la presencia constante en las calles.

Se conseguiría más impacto designando todos los sábados de cada semana como el día oficial de manifestaciones. Todas las manifestaciones deberían hacerse ese día como mínimo, sea cual sea el motivo ir a la plaza mayor de vuestra ciudad a las 4 de la tarde. Llevar carteles sobre vuestra reivindicación particular y agruparos según vuestro tema. Estaréis haciendo vuestra protesta pero os estáis uniendo generando una macroprotesta semanal constante que calará en los políticos y los medios de prensa, sobre todo internacionales. Si un sábado no puede ir alguien no pasa nada, porque otra persona irá y la siguiente semana se puede volver a enganchar. Cada sábado la misma persona podría protestar por un tema diferente, o en función de las noticias, a discreción del protestante. Esto no implica un esfuerzo adicional porque la gente ya se está manifestando, sólo conseguería reflejar cantidades exactas y aunar esfuerzos. A la vez hay que seguir con las propuestas para crear una alternativa real, porque cambiar un gobierno por otro con el mismo modelo de Pedomocracia que tenemos no vale de nada. Pero al menos así se verá a todos los movimientos sociales unidos, subirá la autoestima de los manifestantes al ver cuántos piensan como ellos y eso hará que unos cuantos se pongan muy nerviosos.

 

What government is for

Government is like a baby. An alimentary canal with a big appetite at one end and no sense of responsibility at the other. Ronald Reagan, USA president.

Many people see government like Mr Reagan, as a monster that only goes after their taxes without giving them anything in return. This concept helps Liberal and Conservative ideologies to diminish government’s role. In my opinion that hides another issues; is easier cutting something down rather than make it efficient but most of all it is an economic manouver. Services not directly provided by government would have to be offered by private companies at a higher cost for governments and particulars; the end game is clear millionaires, usually infiltrated in conservative parties, would make profits out of things that were out of their reach. Using this message they have managed to cut government’s ability to provide jobs and services because they portrait them as money holes, instead of an essential element for a prosper functional society. Likewise Mitt Romney's view that poor people were poor because they were lazy makes easier cutting and privatising essential services. He uses the argument of so many conservatives that while workers work to pay for services unemployed people are just lazy and taking advantage of them creating a division within the society and making taxes look a burden for them and a gift for others. But things are not black and white; for example there are lots of people that work but simply can't afford health care or other services because cost of living has gone up much more than salaries. In USA for example the national free clinics association has denounced that 80% of their customers have a job but can't pay for health care anyway. Likewise in Europe austerity measures are making education and health less accessible for lower a middle class due to higher costs and lower wages to dispose of.

Reagan's view of government is true in some countries where people pay taxes and politicians don’t use that money for the improvement of society but for their own economic advancement. Sometimes we think only underdeveloped or developing countries have that problem, but we can also see it in Europe, for example Greece, Italy or Spain where corruption is much more spread than it should. However government is much more than that; corruption that perhaps should be legally penalised as an act of treason since they are stealing nation's resources, shouldn’t taint the function of government. There are many reasons why governments are beneficial and should be given funds to function properly.

On one side we have the services they provide at an affordable cost to citizens, through their taxes; for example education, health and security (police and firemen among others). These services are a commodity for people but at the same time a job for millions of citizens. Thus everyone benefits from “cheap” high quality services necessary for a decent living (not every job allows people to be able to afford private pricey services no matter how much they work), a part of society gets a job at the same time. Furthermore in countries with good public services that also creates a society with equal opportunities, because money doesn't make a difference on education or quality of life.

On the other side we have the millions of jobs government contributes to indirectly. For example in London, the public company in charge of transportation did in 2010 a comprehensive study of their providers so UK government, eager to cut TfL’s budget could appreciate the economic contribution of this company towards the whole of the UK economy. One recent example is the new 600 buses that the Mayor of London has ordered, which will safeguard 220 jobs across the UK, forming part of the 40,000 jobs annually supports outside London that add to the 19,000 it supports within the supply chain in London. Indeed every public organisation that delivers a service has to procure elements for their day to day business that would become profits for the private companies marketing them (from expert consultants to toilet paper).

One can argue some characteristics of public entities: how many attributions they must have and if they are as efficient as possible. But on public services like transport, education, or health essential of any advanced society it is undeniable that those institutions contribute to society providing a service as well as improving the private sector; without public contracts many companies wouldn’t make profits. The fact that a public company spends much in itself is not the problem, as long as that spending is necessary for society and generates private growth. If a public entity misuses funds (either through private appropriation of funds, contracting companies without managing the contract properly or investing money without a clear return of investment) an exhaustive review ought to be carried out to find any deviation and set rules that prohibit it from happening again. But no crisis nor misused should be the justification for cutting public funding which will only lead to privatising services, making impossible for a big part of the society access necessary services.

This change in policy is even more necessary in countries where the austerity measures have provoked public investment to drop. In Spain since 2008 around 180,000 companies have close down; some they were owed money and their creditors didn’t prorogued their loans, others had to close because in an economic crisis discouraging private investment they were not able to survive without public contracts. Companies closing down and governments reducing their budgets means letting go millions of people; in the middle of a crisis they will unlikely find another job and will add to the amount of private jobs lost and people claiming their benefits. Thus government will have to spend more money in due services with less income. On top of the economic benefits that public investment creates for the society there are moral implications on providing or not public quality services. After all who is to say that our lives will be perfect forever, we will always find a job and have enough income to have a decent life. Companies shut down, illness appears without asking, there are many reasons why we may be unable to work even if we want to. At the end when a sector or an individual needs help they often ask government, even banks did it. We should have a government that helps everyone to grow and provides help when necessary, always doing it in an efficient, reasonable and justifiable way.

 

Do you live better than five years ago?

Do you feel you are living better than 5 years ago? Do you think Government is doing all it should to protect its citizens? Or is it providing for the big companies and multinationals instead? Is austerity a necessary step towards a better growing economy or just an excuse to devaluate labour salaries while companies’ profits rise?

For many years societies fought for their labour and social rights through mobilisations in the streets and working places. Unions were created to guarantee minimum safety rules at places of work and minimum salaries that allowed a decent life. Economies were growing bit by bit through a moderated consumerism, but it was not fast enough for some. Mrs Thatcher was the first proposing in the 70’s that governments shouldn’t provide subsidies or benefits for jobs; she reduced the amount of public jobs available whilst privatising and deregulating many industries in particular the financial sector, under the pretext that companies know what is best and they can regulate themselves. USA (with Ronald Reagan first and Alan Greenspan and others repeatedly using the same argument) and many industrialised countries followed that approach. However whilst they were promoting this change as a necessary step to guarantee fast economic growth, people failed to realise that companies base their existence in obtaining profits at all cost and without rules to control their actions a voluntarily morality check wouldn’t do the trick. Banks, one of the deregulated industries that has impulsed the world economy over the last 20 years is the perfect example; they started creating their own products and marketing them as if they were the safest thing on earth and anyone that wouldn’t invest in the stock market or a mortgage was not of this age.

Then Leman Brothers fell, all banks took their investments away leaving “poorer” banks with huge holes provoked by foreign banks over exposure that governments decided to cover, because after all they were playing with everyone’s money. Now that workers have bailed them out and their deficits have come up to the surface it seems they have found a new way of filling their void and help multinationals at the same time which are their main partners in the world economy. They are obtaining more profits while consumerism stays the same by reducing worker’s salaries and benefits so they could pass those savings into their pockets as profits. A clear example of this strategy is strongly happening in South Europe with examples across the continent.

Due to a lack of stimulation of innovation and industry South of Europe based all its economy around the housing and construction bubble, which was the easiest option in our culture since everyone prefers putting the same money towards owning the house rather than renting and it is easier for politicians letting the bubble grow instead of finding ways of developing innovative industry like Northern countries which requires more thinking. In Spain in particular, for 30 years our politicians had been selling public industry at a low price, building disproportioned infrastructures to give contracts to big construction companies keeping a part of the investment for themselves, privatising all they could and keeping a close relationship with multinationals and banks modifying labour and social laws to their benefit. When the financial crisis started and our banks lost all the foreign capital that they had been misusing to invest into more houses, we had to bail them out. This investment of public money hasn’t been returned nor is flowing into the economy (as we were promised to give credit to small companies) it has stayed within the banks so they could cover their indecencies and pay back their creditors. Now since millions are out of job companies with politicians’ help are blaming all our problems on our lack of productivity, saying that we were living above our possibilities and they need to cut our salaries and the benefits we had paid for during years with our taxes to pay for the financial debt and become competitive. All with the excuse stated in an Excel document that to have a prosper economy national debt should be under 3% of GDP. The same document that a University student was able to dismantle finding inconsistencies in the method of calculation; history has shown that in a time of reduced private investment governments are the ones that have to invest in the economy to provide jobs for people and for private companies, otherwise less jobs lead to less demand, which leads to less jobs in an infinite down way spiral.

Everyone from a Southern European country would admit that we are not as organised as in the North. We work many hours a day but we don’t manage our work as efficiently as we could; partly because we are quite good at improvising at the last minute and we rely on that gift to loose a bit of time and then do everything the last days and partly because while North European societies were learning management methodologies for projects (PRINCE2, PMBOK) or for processes (Six Sigma, Lean) most of South European companies decided not to invest in high technology nor training for their employees, assuming that they would get efficient by force of working less people the same amount of work instead of learning efficiency techniques. If the root of the problem is our productivity, why aren’t we trained on how to improve our work instead of devaluating our salaries and make us poorer?. If the reason is that we lived above our possibilities, why there is no punishment for banks lending above their possibilities and giving loans to people that clearly were not going to give it back? Why there hasn’t been implemented any new strong regulation that prohibits this from happening again? People spend because banks gave them loans even to go on holidays, and banks gave it to gain more profit not to make a favour to a greedy person (that leaving a side the millions of people that got a loan to pay normal things because they live on a minimum wage that is not enough for the cost of living nowadays). I would like that everyone had common sense but not everyone has the same level of intelligence or self-control. Governments should regulate industries to protect societies from big bullies like banks or multinationals and silly greedy people that spend more than they have or want to steal another’s savings.

One can conclude that multinationals want cheap working labour in Europe; governments scared under the perspective of all companies outsourcing their jobs to developing countries accept these new measures and apply them. At the end this is a problem between rich and poor. Until there are no poor countries willing to accept any deal because a bad deal is better for their economy than no deal, industrialised countries will have this dilemma. That doesn’t mean there aren’t other solutions. I wouldn’t suggest that people have to stop buying from those companies because that would imply that our shopping list would become much more expensive, and being realistic we have to look for our money. But there is something that would force companies to treat every country with more respect: governments could demand that every company that wants to sell its products in their country must have a manufacturing facility in that country and apply the same selling prices in all countries with similar GDP to avoid they inflate the price and pass on the cost of production in that country to the buyer. This would work for final products such as clothing; for other products as groceries another measures could be put forward like requiring distributers to invest part of their profits in each country where they sell because not every country can grow potatoes but we all consume them. To guarantee that companies provide national decent wages while selling at a competitive price the law should include the obligation of doing so unless they have had four consecutive quarters of net loss, in which case a new salary could be negotiated always with workers approval and being applied to all roles, to minimise job cuts or depreciation of low skilled jobs as unique measure. This way we are also protecting companies profits allowing them to renegotiate and also workers. As for banks and remaining deregulated industries, they need to be regulated again strongly in every country to guarantee they grow applying economic principles instead of dubious techniques.

For some this may be an interventionist state, maybe some called it communism or something worse. After this crisis and all the suffering is bringing to millions of people I think it is better having a government protecting its working force’s rights to a proper salary and decent way of life rather than companies using salaries and prices only to their best convinience. We have to keep in mind that companies earn because we buy, we should use our power as buyers and stop being taken advantage of, with companies taking our money from their sells and now from our salaries while we are making them profitable. Otherwise we will keep transferring wealth from the middle and working classes to the elites until there are only two classes, very poor and very rich.