Sentirse español no es una obligación

En el segundo debate presidencial de las pasadas elecciones Mitt Romney acusó a Obama de no haber condenado como acto terrorista el ataque a sus instalaciones en Bengazi; Romney se equivocó en su acusación ya que Obama lo había calificado como tal en una rueda de prensa y hasta la moderadora del debate le hizo un fact check en vivo que será recordado para la posteridad. Obama aprovechó la circunstancia para recriminar que un candidato a la presidencia usara la seguridad nacional como arma electoral, una práctica que se está instaurando en su política pero que no era común décadas atrás.

En España la seguridad nacional siempre se ha usado como arma política y de forma partidista, desde terrorismo a nacionalismos, pasando por Perejil o Gibraltar, no hay límites para conseguir/mantener/criticar el poder. Entendiendo seguridad nacional como todo lo que afecte al territorio, los acuerdos y desacuerdos sobre Gibraltar llevan años generando noticias, sobre todo con los gobiernos conservadores y cuando éstos están en situaciones delicadas. Nunca entenderé la obsesión que genera esa frase de “Gibraltar español” como si la España que la repite no supiera superar el hecho de que se cedió el peñón hace siglos por voluntad propia y que sus habitantes quieren seguir siendo británicos. Y yo les entiendo. ¿Quien querría ser de un país que les manipula cuando quieren distraer la atención de sus problemas? ¿O de un país en crisis dónde sus políticos empeoran la crisis económica sin aceptar ninguna alternativa ni responsabilidad por la miseria que están generando o los robos que han auspiciado? Dudo que pretendan generar sentimiento español en los gibraltareños porque van por el camino contrario y no pueden ser tan ilusos de no verlo.

A nivel internacional espero que no pretendan nada más que abochornar aún más a una población que tiene más aguante del que debería. Parece que Gibraltar ha inutilizado un caladero de pesca español aparte de ser un paraíso fiscal como lo son el Reino Unido y España para las multinacionales; no encuentro por ningún lado el plan del gobierno contra el paraíso fiscal español que nos generaría ingresos y evitaría recortes. Por honestas que fueran las reivindicaciones, en cualquier negociación las maneras lo son todo. Un gobierno que no sabe dialogar y negociar con otro si no que a las primeras de cambio dice bravuconadas como “se acabó el recreo en Gibraltar” no me parece digno de escuchar, y eso que a Margallo es al que considero más competente de todos los ministros. Este comportamiento resulta ridículo cuando además viene de un gobierno que tiene una falta evidente de credibilidad en el exterior debido a las investigaciones de corrupción y las mentiras que se van acumulando en su gestión. Está intentando asustar a un país con influencia internacional (pocos les recriminan la guerra de Irak) cuyos representantes dimiten cuando son pillados en cualquier tipo de mentira, incluso mentir sobre una multa de tráfico años después de que sucediera. No se puede pretender que un país extranjero te respete si no actúas con respeto y ética cada día.

Ser español es un hecho legal pero también es un sentimiento que no se puede forzar por conveniencia económica del gobierno de turno. Gibraltar es británico, ellos quieren seguir siéndolo y nunca han pedido nuestra ayuda, sólo que les dejemos en paz. Los que piden nuestra ayuda son los habitantes del Sáhara pero a ellos se les ignora sistemáticamente y en las conversaciones con Marruecos parece que se prefiere pedir el indulto para alguien que ha abusado de niños que ayudar a la antigua colonia. A zonas de España que se plantean dejar de serlo no se las deja hacer un referéndum y se las descalifica, como si al insultarlas vayan a querer quedarse. Si la constitución no lo permite, se puede cambiar, para otras cosas bien que se ha cambiado. Puede que la excusa del nacionalismo español sea sólo eso, una excusa, y que detrás haya motivos económicos, porque la realidad es que si regiones económicamente potentes como Cataluña o Pais Vasco no formaran parte de España el país sufriría un retroceso muy importante. Y de eso no hay que culpar ni a Catalanes ni a Vascos; durante años ellos han sido capaces de mantener y aumentar su industria mientras el resto dejaba que los políticos vendieran todo a precio de saldo. Sería infinitamente más constructivo para todos llegar a un acuerdo que beneficie a todas las partes, pero para eso se debe mantener un respeto que no se está teniendo.

En relaciones personales se aconseja reconocer cuando tu pareja no te quiere y dejarla porque nada bueno saldrá de una unión en la que todas las partes no están igualmente involucradas. Deberíamos trasladar este principio a la política. Intentar encontrar una fórmula que satisfaga las necesidades de todos y si no es posible aceptar el rechazo y que cada uno vaya por su lado deseándonos lo mejor.

 

Anuncios

Soplaré y soplaré y tu casa encareceré

Artículo 47 de la constitución española

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Lospoderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación

La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entespúblicos.

Ver esto en el documento que debe servir de ejemplo para legislar y gobernar un país hace sentirse seguro de que siempre tendrá un techo donde cobijarse. Pero cuando el país en cuestión es España lo que uno siente es engaño, ¿se habrán leído los políticos este documento? En el caso de que lo hicieran (a veces creo que para tener un escaño deberíamos exigir que se sepan la constitución de memoria, para que no puedan decir “no me consta”) desde luego no lo quieren aplicar.

Parece que para nuestros políticos garantizar que los ciudadanos tienen una casa digna es dejar que los bancos concedan créditos para hipotecas, créditos que hasta el tribunal europeo ha calificado de abusivos. Como todo el mundo tiene una hipoteca, todos tienen una casa, misión cumplida. ¿Se crea una burbuja? Pues los que tengan dinero que se compren un paracaídas y el resto que aterricen como puedan.

Conceptualmente derecho a vivienda digna implica poder acceder y utilizar una casa en condiciones habitables. Nadie dice que esa vivienda tenga que ser en propiedad, y para mi ésta es una de las trampas de este tema. En España la gran mayoría de la sociedad (83%) tiene una casa en propiedad; se dice a menudo que es un tema cultural, nos gusta más comprar que alquilar. Eso es cierto para una parte de la sociedad y es algo que quizás culturalmente deberíamos hacernos revisar, pero no todos sienten por tener una casa la obsesión que tenía Gollum con su anillo. Muchos optaron por una hipoteca porque los alquileres y las hipotecas estaban y siguen estando al mismo precio, y puestos a gastar tiene lógica convertir un gasto en una inversión de la que beneficiarse en unos años y una herencia para sus hijos, en vez de “tirarlo”.

¿Y por qué cuesta tanto el alquiler? Porque parte de la sociedad decidió comprar casas viendo que sus ahorros no les rentaban nada en el banco ( en parte gracias al señor Aznar que facilitó a los bancos el cobro de comisiones por respirar y los intereses variables que a nadie interesan). Ponían el dinero de sus ahorros para una entrada de un piso, la ponían en alquiler (nadie regula el alquiler y pueden pedir lo que quieran) y pagaban con el alquiler la hipoteca; por lo tanto para los no propietarios un alquiler es lo mismo que una hipoteca. Lo comido por lo servido. Al cabo de unos meses o años cuando la casa se revaloriza (de nuevo agradezcamos la ley del suelo del señor Aznar con ayuda de ZP por no corregir la facilidad para especular que propicia), la venden, ganan dinero con su inversión y repiten la maniobra. Yo no sé si lo haría teniendo el dinero, pero entiendo que la gente lo haga si no se regula adecuadamente.

Todo esto junto con el amor de los políticos con la economía fácil del ladrillo que daba dinerito fresco al gobierno y amigos terratenientes/constructores sin mover ni un dedo y el ansia de los bancos por ganar más y más con hipotecas hizo que los precios de las casas subieran sin control. La gente se endeudó cada vez más porque en algún sitio hay que vivir; ya fuera con alquiler o hipoteca la casa se llevaba buena parte del sueldo. Conclusión todos a pagar o a tener 40 años y vivir con papá y mamá en el caso de que tuvieras trabajo dónde ellos vivían y el ambiente familiar te lo permita; también hay gente que lo hace porque tiene como prioridad gastar por encima de independizarse, una opción personal como otra cualquiera que por desgracia últimamente no es opción si no solución al quedarse la gente sin trabajo. Así llegan las cosas “dignas” de la vivienda en España. La gente que osaba o tenía que irse de casa con un sueldo basura, (800€ por 10 o más horas de trabajo al día después de haber estudiado carrera y master) se tienen que ir a compartir un piso como eternos estudiantes aunque ya tengan más de 30. Gente que quiere comenzar una familia alquilando o comprando una casa y tiene que alquilar una habitación para poder llegar a fin de mes, todo muy normal en una sociedad moderna, hay que ínterrelacionarse. También hay gente que vive en casas cochambrosas con ratones porque no se pueden permitir otro sitio. Y por supuesto la gente que ha perdido su casa, pero no la deuda con el banco, porque perdieron su trabajo y no han podido mantener la hipoteca. Todo muy digno de una sociedad de piedra.

¿Cómo conseguimos una vivienda digna para todos? Premiando el ahorro por encima de la compra de propiedades (que los bancos den dinero por tenerlo en el banco y el gobierno desgrave por depósitos); se evitaría la especulación con bienes de primera necesidad y además se ayudaría a los bancos a tener capital, que bien regulado puede ayudar a dar crédito a las empresas y generar empleo. También se debería fomentar el alquiler privado y de embargos (incentivos a propietarios y obligatoriedad a bancos para que bajen los precios de las rentas, garantizar la protección de los propietarios frente a impagos o destrozos de inquilinos pero de manera que no se legisle desmesuradamente para que alquilar sea atractivo para los inquilinos y ellos también estén protegidos frente a propietarios abusivos); esto también daría salida a los más de tres millones de viviendas vacías en España, porque vacías nadie gana nada, con alquiler regulado la gente tiene una vivienda digna y los propietarios algún ingreso. Pero sobre todo regulando que los bancos no especulen con los precios de las viviendas y no conceden créditos imposibles de pagar para aumentar sus beneficios; el alquiler/hipoteca nunca debería superar el 40% de los ingresos y el gobierno debería penalizar a los bancos que ofrezcan hipotecas imposibles o con cláusulas abusivas. Si estoy se me ocurre a mi, muy difícil de discurrir no es. Sólo se necesita querer cumplir la constitución y tener decencia moral, a veces no se cuál de estas dos cosas es más difícil de encontrar en los gobiernos de España cuando se trata de asuntos sociales.

 

Para qué quiero a los políticos

Una amiga me ha animado a leer la Constitución. Con lo que me gusta la política, el caso es que nunca se me ocurrió leerla, por pereza supongo (mejor ser sincera).

Cuanto más leía más me daba la sensación de que los políticos en su día redactaron un texto que cubría las necesidades básicas del país, sobre todo en las circumstancias del momento. Sin embargo parece que una vez redactado pasó a estar archivado y se olvidaron de muchas de  las cosas que están ahí escritas y que implican la necesidad de un trabajo por su parte para que se cumplan.

Sobre todo me refiero a los artículos que mencionan que el gobierno y las entidades públicas tienen la obligación de garantizar que todos los ciudadanos somos iguales, tenemos derecho a la sanidad, educación, vivienda y trabajo.

Después de muchas décadas de dictadura, sin contacto con el exterior, con unas posibilidades muy limitadas de intercambiar opiniones e ideas con gente de otros países, se puede asumir que lo hicieron lo mejor que supieron.

El dinero de Europa empezó a llegar ya la verdad es que no tengo muy claro a dónde fue porque lo único que se me ocurre a día de hoy es que fue a unas pocas obras de infraestructura, sobrevaloradas, y a muchos bolsillos particulares (pero no precisamente de los ciudadanos).

Luego las negociaciones de cuotas Europeas empezaron, y por algún motivo parece que  perdimos todas porque mientras España prácticamente ya no tiene ni ganadería ni agricultura, viajando en tren por el Reino Unido veo montones de ovejas y vacas, esas mismas que se decía España no podía tener. ¿Qué pasó aquí? Supongo que los negociadores de la época, con poca práctica en reuniones internacionales, se debieron de acongojar y decir que sí a todo. Darnos algo de dinero en mano y os podéis quedar con las cuotas, ya nos apañamos.

Aunque de los políticos se debe esperar más que de un ciudadano normal con el complejo español de inferioridad que se nos caracteriza, herencia de la dictadura y que todos los emigrantes nos hemos tenido que sacudir de encima, voy a ser benévola y alargar esta “excusa de ignorancia”  hasta hace unos 15 años. En el momento en que Internet comenzó a funcionar y cualquier ciudadano fue capaz de aprender cómo funciona el mundo sin moverse de casa, lo mínimo que se puede exigir a los políticos es que se comporten como ciudadanos normales e hicieran lo mismo.

Pero no, por falta de regeneración política (la mayoría de la gente que está en puestos de poder lleva ahí 30 años y piensan y viven a la vieja usanza como si modernizarse fuera cosa de la plebe), y lo que es peor falta de querer mejorar a nivel personal, las cosas siguieron igual.

Los políticos consintieron que el motor económico del país fuera la construcción, probablemente aún sabiendas de que no era sostenible, porque al menos desde otros países digo yo que les dirían algo. ¿Por qué no invertir en I+D, o mejor aún en educación para que las nuevas generaciones tuvieran ideas innovadoras y pudieramos crecer con ellas? O mejorar el turismo pero de una manera eficiente, no con un par de carteles aquí y allá. Na, dejáte que eso es muy complicado, España va bien, vamos a conformarnos con lo que tenemos y no ser muy avaros.  ¡A disfrutar!

Y luego llega lo que muchos economistas venían diciendo, seguro que muchos políticos también al menos por lo bajo. El sistema financiero, que se ha dejado proliferar a sus anchas y se ha dedicado a generar beneficios de forma inmoral colapsa. Todos los gobiernos se echan las manos a la cabeza y claro, les rescatan. Y el rescate en cierto modo lo entiendo, porque nuestros ahorros estaban ahí dentro y puede que los hubiéramos perdido de otro modo. Lo que es incomprensible es que en España no haya consecuencias, que nuestros políticos les del el dinero de gratis, se puedan llevar los bonus, seguir haciendo lo mismo y ni siquiera tengan que dar el dinero de vuelta.

La cosa es que en esta época (2008 en adelante) los políticos ya no pueden usar la excusa del pobre español ignorante. Internet conecta al mundo, es la fuente por excelencia de información, se puede hablar con expertos de todas clases y si se quiere se puede proponer una alternativa a las propuestas que se lanzan desde el poder establecido. Un Presidente del gobierno está para liderar, hacer lo que más le interesa a la ciudadanía. Si lo que se le aconseja desde un sitio va a hacer sufrir a su población, es su deber buscar alternativas, organizar una coalición y persuadir a sus oponentes. No elegimos presidentes del gobierno para hacerse fotos y comer gratis, el trabajo es duro y demandamos que se haga. ¿Cómo pueden dormir tranquilos sabiendo que hay otras opciones en la mesa que ayudarían al ciudadano y no las aplican?

Y así nos vemos ahora, sin ninguna industria porque los políticos no cumplieron su deber y malgastaron todo el dinero con el que se podría haber diseñado un sistema económico sostenible.Y con menos derechos porque los políticos decidieron atacar las órdenes impuestas desde fuera en vez de defender los derechos que la Constitución otorga a los Españoles.

En el día a día la mayoría de nosotros tenemos que ir a reuniones, discutir opciones y llegar a acuerdos. ¿Por qué algo que para nosotros es cotidiano para nuestros políticos es impensable? Nadie dijo que fuera fácil, pero si no lo quieres hacer, no te metas en política o dimite y deja que otra persona lo intente.