Efectos secundarios del catolicismo

“La religión es el opio del pueblo”, Karl Marx

Es una cita amada por los ateos y odiada por quienes practican alguna religión. Cualquier religión o creencia puede ser muy positiva si ayuda a la persona a ser mejor consigo misma y con su entorno. Sin embargo debido al interés de quienes controlan las religiones, tergiversando los mensajes de los profetas, a menudo la religión consigue que los fieles dediquen sus energías a imponer su creencia, se distraigan con argumentos nimios y limiten su interacción con otros seres humanos para beneficio, a menudo económico, de los jefes del templo en cuestión.

Hay ejemplos de todo tipo, desde los extremismos islámicos y cristianos que obligan a la mujer a cubrirse, a las cruzadas o el terrorismo de Al Qaeda. Cuando uno se va a vivir a otro país inmediatamente se encuentra con una serie de conflictos sociales que antes no se apreciaban. No es sólo el hecho de que los españoles comemos a la una o las dos de la tarde, o que seamos tan expresivos hablando que otras culturas piensen que estamos enfadados porque nuestro tono de voz es más alto de lo que ellos estipulan tono normal. Hay muchos detalles más y muchos de ellos con el paso del tiempo los he acabado relacionando con la religión católica, predominante en España.

Puritanismo limitante. Con esto quiero decir cosas tan nimias como nuestra concepción de que quitarse los zapatos es de mala educación. Cuando empecé a trabajar fuera de España me llamaba mucho la atención que algunos de mis compañeros se descalzaran cuando se sentaban en su mesa, y de hecho caminan descalzos si van a un sitio relativamente cercano. No por más taparse y estar incómodos con la ropa o los zapatos vamos a ser más eficientes, todo lo contrario, cuanto más agusto estés más productivo serás porque en vez de pensar cada dos minutos que te duele el pie porque el zapato te hace daño estarás concentrado en tu trabajo. Pero de alguna manera muchos de nosotros pensamos que lo importante son las apariencias y que los pies son algo sucio que hay que esconder. Asociamos que hay que llevar la ropa adecuada para la situación concreta y si no parece que estas fuera de lugar y haciendo el ridículo porque no sigues las normas que alguien ha decidido por ti. En Noruega toman el sol en ropa interior y nadie se molesta.

Otro rasgo cultural relacionado con la religión es la idea que ronda en nuestra sociedad de que el trabajo es malo porque supone un esfuerzo y lo bueno es estar vagueando todo el día. Esta percepción se reduciría si la gente aprendiera a encontrar un trabajo que se le diera bien y le gustara pero a falta de eso deberíamos mover la sociedad hacia la percepción calvinista de que el trabajo sirve para redimirse y mejorarse a sí mismo. Esto no significa que haya que trabajar 20 horas al día si no que se trabaja viéndolo como una tarea de desarrollo personal en vez de una carga.

Así mismo viendo todo lo que la sociedad española está aguantando me pregunto si parte de la razón de tanto aguante estará en la idea religiosa de que hay que sufrir en esta vida para llegar al cielo. Una frase que parece que no tiene mucha miga pero en realidad induce a quien la escucha la idea de que sea sumiso, que todo lo que aguante ahora le será compensado en otra vida. Esta concepción católica no es promulgada en otras religiones. El judaísmo inculca a sus seguidores prosperar en la vida para poder ayudar a los más desfavorecidos, de ahí que sean muy propensos a meterse en negocios y amasar fortunas y a defender sus derechos en contra de situaciones adversas (cosa que incluso hacen demasiado a raja tabla). Quizá la actitud de sumisión ya la estamos acarreando desde hace siglos. Los sacerdotes protestantes en la Edad Media enseñaban a leer y escribir a sus creyentes para que pudieran acceder a la religión por ellos mismos y ser más autosuficientes, sin embargo los sacerdotes católicos intentaban por todos los medios que sus seguidores fueran analfabetos, porque así pueden tener más poder. La consecuencia es la actitud general de servilismo que hay en la sociedad actual, buscando líderes en vez de ser cada uno nuestro propio líder y pensar por nosotros mismos.

No pretendo ofender a quien tiene esta creencia, simplemente resaltar algunas facetas de nuestra cultura que no se dan en otros países y que asocio a la religión cristiana católica. De hecho muchas de estas características también se reflejan en sociedades con otro tipo de creencias como el Islam. En la mayoría de los casos porque a menudo la religión se practica de una forma limitante, imponiendo restricciones en base a la interpretación de una u otra persona sobre lo que un profeta dijo en su paso por este planeta. Si alguien decide creer en una u otra deidad debe ser libre de hacerlo. Ojalá todas las religiones avanzaran hacia una manera de complementar la vida y el espíritu del creyente en vez de restringir de manera absolutista su día a día bajo pena de arder en el infierno. Para mi eso no es religión es intentar controlar a la sociedad a base de terror.

 

Anuncios

5 Respuestas a “Efectos secundarios del catolicismo

  1. Como es habitual en tus escritos, brilla tu corrección lingüística, la claridad en la exposición y, cómo no, la profundidad de los contenidos. Me llama muchísimo la atención tu capacidad de hablar de tantos temas en un espactio más bien reducido y con una continuidad entre tema y tema destacable, sin saltos. Por enésima vez, felicitaciones y muchas gracias por el servicio que prestas a la conciudadanía.
    Francisco Manuel López Hernández.

    • Muchas gracias!
      A menudo pienso que tengo un spanglish bastante pronunciado así que me alegra ver que se puede seguir lo que escribo!

      Creo que siempre he tenido muchas ideas sobre muchas cosas así que expresarlas en el blog me parece lo mejor que puedo hacer para desahogarme y con suerte ayudar a alguien!

      Gracias por seguir el blog y comentar, me da muchos ánimos para seguir 🙂
      Un saludo

  2. Lo prometido es deuda. Ardua tarea la de comentar hoy, no sé ni por dónde empezar.
    Pienso que hay que distinguir entre la religión católica, el catolicismo y la Iglesia como organización (compuesta de seres humanos imperfectos). La Iglesia puede tener comportamientos que todos los creyentes no aprueben y corriente doctrinales más o menos acertadas o compartidas. El actual Papa, está iniciando reformas importantes y está llevando la Iglesia hacia doctrinas humanistas, hacia lo que sería la esencia de la religión católica.
    La prueba que un cambio y una evolución de orientación es posible.
    Para mí, la religión católica, en ninguno de sus preceptos, limita las interacciones con los otros seres humanos, te recuerdo el undécimo mandamiento “amarás al prójimo como a ti mismo”. Eso, es lo contrario de limitar las interacciones con los demás. Eso sí, ponerlo en aplicación de verdad es una de las cosas más difíciles que exista.
    Que trabajar sea “malo” porque supone un esfuerzo, no lo he oído nunca. El refranero español dice, “al que madruga, Dios le ayuda”, en Francia dicen “Ayúdate, Dios te ayudará”, son ejemplos de la “sabiduría” popular de dos países de esencia católica.
    Estoy de acuerdo contigo en que la Iglesia Católica ha estigmatizado a los ricos y que ser rico esta equiparado con ser mezquino o “malo”. En eso los calvinistas, como bien dices, han evolucionado de otra manera, en mi opinión más justa. Si trabajas y tienes éxito ¿porque habría de ser malo ser rico?
    No entiendo (no la veo) la relación entre la importancia que se acuerda en España a las apariencias y el Catolicismo. El peso de las apariencias es en España muy fuerte. Principalmente porque somos un país donde nos encanta criticar. Francia siendo un país también Católico, no tiene ese problema, se preocupan mucho menos por las apariencias. Pienso que esta es una diferencia puramente cultural. Lo de los zapatos, sinceramente, tú sabes el olor que hay en los cambiadores de un gimnasio o de una piscina, como a sudor y a pies, tú ¿te imaginas ese olor en la oficina? Bastante tenemos con los olores corporales que no podemos evitar como para añadir uno nuevo. Y lo de la ropa interior para tomar el sol, no hay diferencia en términos de pudor entre un bikini y la ropa interior.
    En fin, apuntas que en España, el pueblo no se mueve, no se implica, por servilismo, porque entienden que cuanto más sufran en la vida terrenal mejor será la vida eterna. De nuevo, igual a nuestras abuelas les decían que había que sufrir en esta vida, pero a nuestra generación no creo que les hayan presentando nunca las cosas de esta manera. Si te dicen que esta vida es “un valle de lágrimas” porque es verdad que hay momentos trágicos en la vida de cada persona, pero de ahí a decir que es “bueno” sufrir para disfrutar de una mejor vida en el paraíso hay un trecho muy largo.
    Pienso que en España hoy en día hay una fortísima corriente de individualismo, “solo me muevo cuando me toca directamente” que explica en parte que la revuelta social sea menor. Es ese individualismo el que nos impide trabajar o luchar por un bien común, por el bien de todos, por el prójimo. No pienso que ese individualismo sea una herencia del catolicismo, el que bien entendido promueve todo lo contrario.
    Las personas, los españoles, estamos también desencantados, no creemos ya en nada, ni en nadie y por desgracia tampoco en nosotros mismos y en nuestra capacidad de cambiar las cosas. Tu eres un claro contraejemplo de lo que estoy diciendo. El ejemplo recibido de los que debían ser “intachables” de nuestra clase política, de la Corona, de nuestros sindicatos, de las instituciones es tan pésimo que da pena y nos hace perder esperanza.

    • Gracias por comentar, es más fácil hablar de esto que por el Twitter 😉

      Entiendo tu perspectiva y sé a ciencia cierta que no eres la única persona que vive y siente la religión católica de esa manera, ojalá hubiera más gente que lo viera así, que al fin y al cabo es un objetivo de mi texto, despertar a la gente a ver el catolicismo y cualquier otra religión como un complemento diario para mejorar, no algo para dividir a la sociedad ni controlarla como se hacía en la Edad Media (y se sigue haciendo ahora para nuestra desgracia).ojalá como dices el nuevo papa consiga que la iglesia evolucione.

      Tengo 31 años y como he comentado alguna vez esa versión antigua del catolicismo es el que dominaba en mi colegio, por lo tanto no es algo tan del pasado. Que a mi no me hayan afectado los sermones no quiere decir que no hayan pasado y que no haya mucha gente con “miedo a la autoridad” que personalmente creo que esta relacionado con la actitud religiosa de o haces esto o arderás en el infierno. Lo digo porque lo he vivido, y escuchando cosas de esas es normal que la gente psicológicamente se vuelva dependiente de la figura que ven como alguien que les va a ayudar a salvarse, y al hacer eso los religiosos consiguen una situación de poder psicológico, y que luego cualquier cosa que ellos digan sea aceptada como verdad irrefutable.
      No todos los religiosos han evolucionado, en partes de Galicia se exige el diezmo, cuando para empezar debería ser algo voluntario. Y esa posición de poder que ha tenido la religión católica durante décadas en la dictadura sigue muy presente en el entorno político con los privilegios que ostenta o en como se utiliza la televisión pública para adoctrinar como deben vestir las chicas o diciendo cosas como que la manera de salir de la crisis es rezar, esto ha pasado de forma literal.

      Creo sinceramente que los ejemplos en el texto son cosas que si bien tienen un componente cultural lo tienen religioso porque otras religiones no lo hacen de la misma manera. Me temo que no veo la relación que estableces entre cotilleo y los ejemplos que pongo, porque para mi cuando nos sentimos fuera de lugar es porque nos han dicho que unas normas de vestuario por ejemplo son x y eso nos lo ha dicho una figura con autoridad (a menudo progenitor, que ha sido influenciado por su entorno jugando un papel importante en el entorno el cura del barrio porque esa es la sociedad que teníamos en la época de nuestros padres y que aún hay en muchos sitios.) cuando desobedecemos lo que estipulan las normas es cuando nos encontramos fuera de lugar, a veces puede afectarnos que nos critiquen. Pero nos critiquen o no el sentimiento de culpa puede aparecer, y ese está ligado a las normas establecidas, más que al cotilleo.

      Sobre los pies como anécdota te diré que trabajo en una oficina donde la gente lo hace, y no huele a nada más q a oficina.
      Y también aclarar que yo no pretendo demonizar a alguien que tiene dinero,de hecho si alguien lo ha heredado o ganado de forma legítima tiene todo el derecho a disfrutarlo. Simplemente quería decir que creo que el catolicismo no da el mismo valor positivo al trabajo que otras religiones, los ejemplos que pones de refranes se refieren a madrugar, no a trabajar en sí, aunque es verdad que se podría inferir que si te levantas temprano es para trabajar…Pero puede que no jeje
      Un saludo 😉

  3. Me gustó el artículo. Critica diversas cuestiones de la religión pero sin descalificar lo religioso. Un tono positivo y constructivo.

    Enhorabuena.

¿me he pasado? ¿me he quedado corta? animaros a comentar ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s