Humanos y tecnología

A menudo pensamos que las máquinas son infalibles, ellas no se cansan, no dudan,no necesitan dormir o comer. La tecnología avanza a pasos agigantados. Científicos calculan que dentro de unos 20 años las máquinas superarán con creces a los seres humanos abriendo como narra Morgan Freeman en la serie cientifica Through the Wormhole el debate sobre las diferencias entre una inteligencia proveniente de un ser humano y la una máquina y si las máquinas tienen conciencia como nosotros dado que tendrán las mismas características intelectuales.

Del mismo modo que no tienen las mismas necesidades que los seres humanos, tampoco pueden reproducirse por sí mismas al menos hasta que las películas de ficción sean realidad. De momento somos nosotros los que creamos las máquinas, las diseñamos, las programamos y hacemos su mantenimiento. Cuando hay un accidente normalmente no hay sólo un error, sino varios que se clasifican como errores humanos y errores mecánicos. Pero las máquinas no fallan porque si, ellas no se cansan como nosotros ni deciden hacer un día algo diferente. Son los humanos con los que la ha entrado en contacto los que han fallado de una u otra manera.

  • Puede que el error esté en el diseño de esa pieza o en su programación; por falta de formación, o aceleración en los plazos de entrega demasiado a menudo se construyen componentes que no han sido sometidos a todas las pruebas funcionales y de seguridad adecuadas. Hay numerosas tragedias por fallos de diseño, por ejemplo en la muerte de la tripulación del Apolo I se identificó como una de los factores el diseño de la compuerta, dado que no permitía ser abierta desde dentro y cuando los astronautas detectaron fuego no pudieron salir a tiempo por sus propios medios.
  • El error humano puede estar en el uso de la máquina, intentando sobrepasar las atribuciones para las que fue diseñada. Por muy seguro que sea un coche no se puede circular después de haber consumido alcohol porque el usuario no tiene la capacidad mental para hacerlo con seguridad.
  • Puede ser un error del técnico que efectuó la revisión de esa máquina omitiendo esa pieza o haciendo un juicio de valor erróneo de su estado.
  • Pero también puede ser que el error humano y la responsabilidad esté en los dueños/responsables de la máquina y sea una decisión deliberada no un error más o menos fortuito; puede ser que los técnicos hayan comunicado el mal funcionamiento por desgaste mecánico o por una configuración errónea y aún así la empresa decida ignorar el asunto para ahorrar costes.

Nosotros como sociedad debemos tener el poder de decidir que servicios pueden ser gestionados para ganar beneficio y cuales deben poner al ciudadano como prioridad. Y tambien debemos exigir que la tecnología se incluya de forma segura en los productos/servicios para mejorar la experiencia del usuario y minimizar la ocurrencia de errores humanos.

En Londres el transporte se considera un servicio al ciudadano. Aunque la empresa contrata empleados siguiendo el modelo privado, el director de la empresa responde ante el alcalde. Gracias a esa visión se ha podido mantener durante la historia el metro de Londres funcionando, aunque 2013 sea el primer año en el que no tendrá pérdidas y los años anteriores haya sido un lastre para la empresa y el ayuntamiento. Los precios de los billetes son elevados, pero los costes lo son aún más debido a su extensión y que durante más de 50 años no se efectuó ningún tipo de mantenimiento, en una red dónde algunas de sus líneas cumplen este año su 150 aniversario. Para adaptar el metro a los nuevos tiempos y conseguir que fuera más seguro y eficiente se ha diseñado un programa de actualización que terminará en 2014. Poco a poco se están mejorando las líneas (sistemas de señalización modernos, sistemas para aliviar el calor acumulado en las vías y las paredes de los túneles, vagones con mayor capacidad, aire acondicionado y sistemas automáticos de seguridad…) pero esto requiere una elevada inversión; como ejemplo diré que un vagón de nueva generación cuesta 1 millón de libras. El alcalde de Londres y el gobierno de la nación entienden que el transporte eficiente y seguro es esencial para que Londres pueda funcionar y se gasta el dinero necesario (siempre controlando estrictamente ese gasto). Dentro de este concepto de transporte eficiente se incluyen adelantos tecnológicos que mejoren la calidad y seguridad del servicio en cualquiera de sus partes.

La tecnología comenzó a introducirse en el entorno laboral para acelerar los procesos de producción dando origen a la producción en cadena, iniciada por la empresa Ford. Poco a poco se fueron diseñando máquinas con más funcionalidad e introduciéndose en nuestro día a día. Al igual que TfL, debería ser el deber de cualquier empresa aprovechar la tecnología disponible para mejorar la calidad de su servicio/producto, siempre de manera segura. No parece lógico vender un servicio como algo que sólo lo es a medias sin que todo el servicio tenga las mismas características; es una decisión empresarial y/o política que pone por delante costes/imagen a personas y por lo tanto una falta de respeto a la sociedad que además puede tener consecuencias terribles. Si no se dispone de fondos para garantizar que todo un servicio tenga las mismas características y sea seguro se debe esperar a obtener dinero; no se consentiría que un coche acelere an algunas zonas y en otras no. Los apaños son más complicados de hacer de lo que puede parecer en un principio e introducen más variables en el sistema que pueden ser pasadas por altos y facilitar errores de otro tipo. Además es responsabilidad de las empresas hacer que sus máquinas sean eficientes, útiles y seguras tanto las personas que las conciben, producen y mantienen como los que las usan minimizando errores humanos en todo el funcionamiento. Para ello se necesita formación de calidad que permita diseñar, programar y mantener máquinas avanzadas y dotar a las personas involucradas de las herramientas necesarias para que puedan contemplar y evitar cualquier escenario posible y se tomen su labor con la responsabilidad adecuada. Esto es aún más importante en sectores donde un accidente puede acabar con la vida de una persona, porque el precio de un error de ese tipo es incalculable.

 

Anuncios

5 Respuestas a “Humanos y tecnología

  1. Pingback: Humanos y tecnología | Lejos del tiempo

  2. Hola, me ha gustado tu articulo. Desgraciadamente la tecnología brillaba por su ausencia en el accidente del tren híbrido. No entrare en detalles…pero ese accidente era 100% evitable…simplemente colocando unos cartelones a la antigua usanza de reducción de la velocidad en la vía. Tecnología de trenes a vapor hubieran evitado tamaño despiste…

    • Me alegro de que un técnico encuentre sentido en mis palabras. Estudié ingeniería informática, quizá por eso veo siempre el fallo humano detrás de las máquinas, dado que nosotros las construimos.

      Parece que adif te ha escuchado y ya los ha puesto en práctica, lamentable que haya tenido que ser con un precio tan grande para mucha gente. Me gustaría que hubiera responsabilidades a quien autorizó el diseño de esa vía con esas características, porque es evidente que eso fue un error por decirlo finamente.

      Muchas gracias por leer y comentar. Espero que te animes a leer por aquí y vuelvas pronto 😉
      Un saludo

    • Yo que pensaba que ser ingeniera informática me daba algo de conocimiento en como funcionan las máquinas…
      Si me das argumentos estaría encantada en analizar el texto en más detalle y mejorarlo si es necesario

¿me he pasado? ¿me he quedado corta? animaros a comentar ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s