El dinero no da la felicidad

Un principio básico del libre mercado es que las cosas tienen el precio que la gente está dispuesta a pagar. Cuando hay gente que paga mil euros por un par de zapatos esos zapatos por arte de magia se vuelven exclusivos y mucha más gente los quiere comprar aunque algunas mujeres tengan que amputarse un dedo para poder llevarlos. Sarna con gusto no pica. Esa manera de fijar los precios también se aplica cada vez más a productos de primera necesidad como un techo dónde cobijarse (no todo el mundo tiene que comprar una casa pero los alquileres son tan caros como una hipoteca y en algún sitio tiene que vivir la gente). La realidad es que así los empresarios no tienen límite a lo que pueden pedir y cada vez se disminuye más la calidad de vida de los trabajadores mientras se aumenta la de los millonarios.

Además nos bombardean con anuncios sugiriendo en que gastar el dinero, a veces creando necesidades que no son reales. La prensa rosa se dedica a contar lo que los ricos tienen, sembrando la envidia entre los que lo leen para convencer a la gente de que tienen que conseguir más dinero y comprar más. A la vez se consigue abstraer a la gente de la realidad, porque se preocupan más de comprar un artículo de moda que de encontrar lo que les hace infelices e intentan suplantar con cosas materiales. Por eso no se ven muchos anuncios o medios inculcando leer libros, ahorrar o pensar por uno mismo, para que todo el mundo siga en el rebaño dirigido por los que están arriba.

Comprar no da la felicidad. El dinero es necesario para poder tener una vida digna. Pero no suficiente para ser feliz. Una vez cubiertas las necesidades básicas con un poco de holgura para no tener que mirar por cada céntimo ¿por qué obsesionarse con más dinero? Cuando se padece una enfermedad por un largo tiempo, para la cual da igual cuanto dinero tengas en el banco porque no se sabe como curarla, se aprende que el dinero aunque necesario no es suficiente. También es algo que aprende la gente que sufre un accidente serio y tiene una segunda oportunidad. Los egipcios enterraban a sus difuntos con posesiones para que las disfrutaran en la otra vida. Pero la realidad es que cuando morimos el dinero no viene con nosotros. Todo lo que consigas se va a quedar en este planeta.

Hay gente que dirá que lo hacen para dejar una herencia a sus hijos, pero la mejor herencia que se puede dejar son valores éticos que hagan a los hijos estar orgullosos de cómo se han comportado sus padres. Sin embargo un gran número de españoles se empeñan en hacer creer al resto que lo mejor es conseguir el dinero con el mínimo esfuerzo posible y que el que no lo hace así es tonto. ¿Qué pensarán los niños de Urdangarín, o de Blesa o de toda la gente que se aprovecha de la sociedad? Puede que algunos estén de acuerdo como sus progenitores en que el fin justifica los medios y que lo más importante es el dinero. Pero más de uno se dará cuenta de que el dinero no vale de nada si no puedes disfrutarlo con tranquilidad porque vayas donde vayas la gente te señala y estigmatiza como dice Miguel Ángel Revilla.

Es lícito y positivo tener ambición y ganas de superación. Pero debemos controlar estos sentimientos y enmarcarlos en las normas éticas y legales que rigen una sociedad. Seguir el consejo de Vigdis Finnbogadóttir, ex presidenta islandesa, y cultivar la autodisciplina que ha sido muy débil en los últimos años. Hacer autoanálisis en vez de vivir haciendo lo que hacen los demás sin cuestionarnos las consecuencias para la sociedad. Y a la vez hacer que quien no siga estas normas se tenga que avergonzar. Además debemos aprender a mirar para abajo. Hay mucha gente que vive peor que nosotros, sea cual sea nuestra situación particular. Si sólo miramos para arriba seguiremos perdiendo derechos por no valorar lo que tenemos y la pobreza nos irá alcanzando. Es más fácil robarle a alguien que no está mirando o se muestra indiferente por sus posesiones. Seamos conscientes de lo que tenemos y valoremoslo todos los días sin obsesionarse por cosas materiales. Sólo así podremos luchar por recuperar lo que nos han quitado en los últimos años y no volver a perderlo en el futuro.

 

Anuncios

5 Respuestas a “El dinero no da la felicidad

  1. Si, pero sin dinero se es muy infeliz. Sobre todo si estas enfermo. En nuestra sociedad actual (que no digo que sea lo ideal pero es lo que hay) si eres viejo o estas enfermo es mejor tener dinero y si eres rico mejor que mejor.

    Mi abuela decia que en una casa (en un hogar) cuando el dinero sale por la puerta, el amor sale por la ventana y desgraciadamente en la mayor parte de los casos es así. No por ello digo que seamos todos unos interesados pero si que las penas con pan son menos.

    Estoy de acuerdo contigo en que en esta sociedad de ultra consumo, casi que consumismos par existir. Eso es algo que la crisis podría mejorar, aprender a vivir con menos y ser feliz.

    De acuerdo contigo también en que el dinero “fácil” es una vergüenza y encima si es fácil a costa de los demás la vergüenza es doble.

    Pienso que hay que educar a nuestros hijos a esforzarse y a estar orgullosos de lo que obtienen con ese esfuerzo, si es una educación, bien, si es un patrimonio holgado también. Ser rico no es motivo de vergüenza o no debería serlo.

    Esto dicho, soy totalmente contraria a las herencias que,a mi modo de ver, sacan lo peor de nosotros y dividen a las familias.

    • Estoy de acuerdo en todo lo que dices.

      Ya en el texto he mencionado que el dinero es necesario, y que deberíamos tener suficiente para una vida digna. Para mi eso incluye tener dinero para enfermedades, alimentación sana, vivienda digna, ropa, salir de vez en cuando y poder tener vacaciones de algún tipo.

      Desde luego no hay que avergonzarse por tenerlo siempre que sea de manera honrada. Yo no estoy de acuerdo con la gente que critica a multimillonarios por reclamar justicia social, de hecho los alabo porque no necesitándolo se molestan en reclamarlo para los demás.

      Lo que pretendía es ir al hecho de que demasiada gente mira sólo para arriba, queriendo siempre más y no importándoles cómo conseguirlo, veáse los inversores financieros que han destrozado la economía. También conozco gente que se ha pedido créditos para ir de vacaciones, cosa que me parece una locura. Se pueden tener vacaciones más baratas, o ahorrar para las que quieres.

      Simplemente quería transmitir la idea de que si sólo miramos para arriba será más fácil que los que estén más arriba que nosotros sigan quitándonos los derechos. Está relacionado con el argumento que muchos conservadores usan de que no quieren impuestos para los ricos porque igual ellos llegan a ricos a algún día. A este paso los ricos son más ricos y nadie llega a alcanzarlos porque nos están quitando todos los medios para hacerlo.

      Muchas gracias por leer y comentar 🙂
      Un saludo

  2. Me ha gustado y tienes mucha razon. No obstante, tu idea (que tambien es la mia, podria entenderse/aplicarse en una sociedad de los años 70-80). Lauraenparis ha añadido unos puntitos de realidad. En 2013, desafortunadamente, el dinero +$+ es imprescindible para ser minimamente digno. Se necesita hasta para curarse o tratarse.

    • Gracias, estoy contigo. El dinero es imprescindible para demasiadas cosas. No debería serlo para los problemas de salud pero por desgracia lo es…

      Sólo espero que esto ayude a alguien a reflexionar que no hace falta pedir créditos para ir de vacaciones. Hay que tener dinero para tener una vida digna y tener un buen sueldo y/o dinero no es nada de lo que avergonzarse.

      Si todos fuéramos educados con más autocontrol las crisis financieras no pasarían…

      Muchas gracias por leer y comentar 🙂
      Un saludo

  3. Pingback: El dinero no da la felicidad | Lejos del tiempo

¿me he pasado? ¿me he quedado corta? animaros a comentar ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s