Los españoles avestruces

Va siendo hora de que los evolucionistas consideren una nueva variante de homo sapiens, el español avestruz. Esta especie se caracteriza por ocultar la cabeza cuando las cosas van mal y dar mordiscos a todo el que les cae mal. La técnica de evasión es muy útil porque esperan a que las cosas mejoren viviendo cómodamente en su mundo subterráneo perfecto. La técnica de ataque es esencial para amedrentar a todo aquel que les confronte con la realidad, menos gente te hablará si saben que van a tener marcados unos cuantos dientes como consecuencia de su osadía. En España tenemos ejemplares infiltrados en la política y también en la sociedad.

Las avestruces políticas meten la cabeza en la tierra a la mínima de cambio, están mucho más agusto en su mundo paralelo aunque no haya oxigeno ni sol porque no tienen que enfrentarse a las verdades de la realidad. Esconden su cabeza cuando mienten, ocultan toda información que puede dañar su imagen o refleja ineficacia en su gestión, llegando incluso a cambiar datos o crear nuevos términos. Cobran dietas viviendo en la ciudad donde trabajan porque tienen derecho a ellas y en su mundo subterráneo tener derecho significa hacerlo, los gusanos no saben de decencia. Muerden a todo aquel que discrepa de las medidas que aplican: otros políticos, periodistas, expertos, ciudadanos; sus ataques van desde ignorar comentarios y no contestarlos a criminalizar a sus oponentes con asociaciones que pueda generar miedo a la sociedad, por ejemplo los que apoyan a la plataforma de afectados por la hipoteca son pro-etarras, el aborto tiene algo que ver con ETA, etc. Además usan sus largas patas para echar a correr y poner espacio entre ellos y sus teóricos perseguidores, saltando cualquier valla moral e ideológica por el camino, porque hay que ejercitar las piernas y todo vale mientras se esté en el poder incluso pactar con un acosador. En realidad deberían olvidarse de sus “perseguidores” y perseguir e implementar objetivos ideológicos y morales; así es como se consiguen votos de una forma constructiva, sin buscar excusas para la pérdida de votos y sin acusaciones al contrario para con mentiras ganar a votantes desencantados. El pensamiento evoluciona, las sociedades evolucionan con él y los políticos deberían adaptarse a las situaciones y proponer soluciones, no intentar una y otra vez los mismos métodos e imponer su ideología de los 80 a la sociedad de 2013. Juan Ramón Lucas dice que no se enteran, yo creo que no se quieren enterar, porque así les va muy bien, a final de cuentas la gente les sigue votando así que siguen manteniendo su ritmo de vida sin ninguna consecuencia. El tema es hasta cuando les vamos a dejar que no evolucionen, hasta cuando vamos a votar a avestruces desfasadas, corruptas y sin voluntad o inteligencia para resolver nuestros problemas de hoy. Pongámoslas dónde deben estar, en un museo de ciencia para ser investigadas no en los cargos políticos representándonos.

España también tiene muchas avestruces en la sociedad. Hay auténticos expertos en ocultar problemas, mirar para el otro lado sin pararse a pensar e insultar al contrario como técnica de defensa. No tengo dinero para irme de vacaciones, me pido un crédito porque si el banco me lo ofrece hay que aprovecharlo. Mi empresa no me da suficiente beneficios, despido a unos cuantos y así gano más, los que quedan los exploto para que hagan todo. Alguien lleva una bandera de España, está a favor de la dictadura y de la monarquía (sin pararse a pensar que es la única bandera reconocida internacionalmente y los que estamos fuera a veces queremos mostrar nuestro país aunque seamos republicanos como el que más). Los recortes son injustos pero como no me tocan a mi allá cuidados, ni me molesto en firmar peticiones aunque esté de acuerdo con ellas, total una firma que más da. No tengo ni idea de porque ha llegado la crisis pero yo voto a mi partido y culpo a los demás, investigar y aprender lleva demasiado esfuerzo. Los ciudadanos avestruces también padecen el complejo persecutorio. Se sienten constantemente amenazados por todos los que no piensan como ellos, tanto los de izquierda como los de derecha, se rodean de la gente que piensa igual para no tener que defender sus ideas ni tener que cuestionarlas cuando alguien les presenta otro argumento, que quizá pueda mejorar el suyo,nadie tiene la verdad absoluta. Utilizan el “y tú más” como método de defensa personal o de su ideología, como si un robo de fondos públicos fuera peor que otro dependiendo de quien lo haga.

Hay que dejar las acusaciones, los insultos y el ataque como mejor defensa. Todos somos españoles nos caigamos mejor o peor tenemos el mismo pasaporte y el mismo país que salvar. Tenemos que trabajar juntos para conseguir un país justo para la mayoría. Escuchar todos los argumentos de forma objetiva. Llegar a un compromiso que cubra las necesidades de todos porque mientras discutimos los que están arriba siguen a lo suyo quedándose cada vez con más parte del pastel.

 

Anuncios

2 Respuestas a “Los españoles avestruces

  1. Pingback: Los españoles avestruces | Lejos del tiempo

  2. Pingback: Los españoles avestruces | Lejos del tiempo

¿me he pasado? ¿me he quedado corta? animaros a comentar ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s