El cliente siempre tiene la razón

Siempre había pensado en la globalización como algo positivo, los países podían compartir sus productos y sus costumbres haciendo que todos aprendiéramos de todos. Luego llegó la crisis y a mi afición por seguir la política se unieron mis ganas de saber porque había pasado todo esto. Empecé a sospechar al ver que todo caía como piezas de dominó; el libro de Aleix Saló Europesadilla me ha ayudado a poner orden en mi cerebro y poder ver con claridad el impacto negativo de la globalización que antes intuía por algún discurso de Obama criticando a las empresas que se iban de Estados Unidos. Aleix con su estilo simpático y educativo reflexiona sobre el problema que tienen las economías industrializadas para mantener a las empresas produciendo en sus territorios cuando pueden irse a países asiáticos para abaratar costes.

Parece claro viendo la devaluación de los salarios en Europa del sur en los últimos años que los gobiernos han claudicado y decidido bajar los sueldos por real decreto para que seamos más competitivos. Porque al final la austeridad es esa palabra mágica que los gobiernos utilizan para no decir que queremos que cobréis menos para poder exportar más barato sin devaluar el euro y competir con los chinos o los indios que cobran cuatro duros y trabajan 15 horas al día. Usaron una elaborada hoja Excel que decía que los países con más prosperidad eran los que tenían una deuda soberana de menos del 3%, pero viendo que un estudiante universitario ha conseguido encontrar errores de bulto, ese documento suena más al apaño que hizo Bush para convencer al consejo de las Naciones Unidas de que había armas de destrucción masiva en Irak que a un documento económico sólido. Al fin y al cabo la historia demuestra que de las crisis de deuda se sale reestructurando la deuda como plantea José Carlos Díez, y de las crisis de inversión privada se sale con el gobierno invirtiendo en empleo público para generar trabajos públicos y también privados gracias al consumo de la gente contratada e incluso contratos con la administración pública, el mayor cliente de muchas empresas privadas además de reducir impuestos como está haciendo Estados Unidos. Ninguna de estas medidas se ha aplicado en Europa, sólo recortar y más recortar.

¿Por qué está insaciabilidad con la tijera cuando se está viendo que no funciona? Repiten una y otra vez que las economías del sur tienen que ser más productivas, que nuestros sueldos son demasiado altos y hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Muchos italianos, españoles o portugueses admitirían que no somos tan organizados como los alemanes, finlandeses o daneses. Somos muy dados a dejar las cosas para el final y luego improvisar sacándolo adelante por este don de improvisación y habilidad para trabajar bajo presión; los países del norte prefieren planificarlo todo hasta la última coma para evitar a tragantones pero parece que a nosotros nos va la presión, quizá el reto de ver si lo vamos a conseguir con el agua al cuello para encontrar nuestro límite. Otro factor que influye en la eficiencia es la pésima formación que se recibe en estos países en materias de productividad, como si la gente aprendiera a ser eficiente simplemente por obligarla a hacer dos veces más cantidad de trabajo en el mismo tiempo porque se ha despedido a la mitad de la plantilla, eso no es fomentar productividad si no esclavismo moderno pero las empresas sureñas siguen viendo la formación como un gasto no una inversión. Cuando nos dicen que no somos productivos nadie se está planteando darnos cursos metodologías de gestión de proyectos (prince2, pmbok) o gestión eficiente de procesos (lean, Six sigma) para que aumentemos nuestra eficiencia, si no que han ido directos a cortar nuestros sueldos. Si la raíz del problema eran los ciudadanos y empresas que han vivido por encima de sus posibilidades porque nadie ha legislado la industria financiera que ha concedido créditos por encima de sus posibilidades llegando a tal endeudamiento que hemos tenido que pagar su deuda con nuestros impuestos si esperábamos recuperar el dinero que teníamos en el banco, que ahora nos tendremos que gastar pagando servicios que antes sólo teníamos que sufragar con nuestros impuestos. La gente pedía créditos para irse de vacaciones porque el banco los concedía, no para hacerles un favor si no para forrarse a base de intereses. En el paraíso la gente sería comedida a la hora de endeudarse, pero esto es la realidad; se necesita un gobierno que proteja a la sociedad de las empresas abusones para que los menos inteligentes no sean estafados y los más inteligentes y despiadados no se conviertan en estafadores.

Al final todas estas medidas de austeridad son la manera legal de conseguir una clase trabajadora cualificada de bajo coste en Europa. Los gobiernos por miedo a que las empresas se vayan fuera aceptan cualquier tipo de medida impuesta por los poderes económicos que son los jefes del cotarro desde que la señora Thatcher comenzó la desregulación y las empresas pueden hacer casi lo que les da la gana para que la economía creciera a toda pastilla, aunque creciera en falso. Mientras haya países pobres dispuestos a acoger a todas las empresas que trabajan en países industrializados y proporcionarles mano de obra muy barata para que produzcan a menor coste y ganen más beneficio (porque ojo, no estamos hablando de que estén en pérdidas, si no que quiere ganar más, porque el precio final al que compramos las cosas no lo bajan cuando deciden mudarse a Asia), los países industrializados seguirán en esta encrucijada.

Esto no quiere decir que no haya soluciones. No voy a sugerir no comprar productos de estas empresas porque al final la pela es la pela, eso encarecería nuestras compras y en época de crisis hay que mirar por el dinero más que nunca, esto es la realidad. Pero si propondría una ley que obligara a las empresas que quieran vender sus productos en nuestro país a tener una empresa de producción dando trabajos en nuestro territorio por supuesto obligándoles a mantener el precio de venta inicial; los precios se podrían establecer considerando el PIB de países similares para que el hecho de tener o no una fábrica no influyera en las ventas. Esto podría aplicarse a productos de consumo como ropa; para productos agrícolas se podría solicitar que los distribuidores invirtieran una cantidad en la economía del país a modo de arancel, porque es evidente que no todos los países pueden cultivar todos los productos (aquí yo también añadiría medidas para promover la agricultura y ganadería internas, aunque soy consciente de que eso hay que negociarlo con Bruselas, pero tanto que dicen que les preocupa nuestro paro, que hagan algo más que exigir el empeoramiento de la calidad de vida). Para garantizar que las compañías otorgan el salario mínimo a sus empleados y no se despide o devalúa el sueldo como primera medida, la ley contemplaría que las empresas sólo puedan negociar sueldos a la baja después de haber tenido cuatro meses de resultados negativos y siempre haciendo un recorte del mismo porcentaje a todos los sueldos, no recortando a personal de menor sueldo y dejando las directivas como estaban; soy consciente de que esto se opone frontalmente a la nueva reforma laboral, pero estas son propuestas para mejorar, no ir a peor como nos hará esta reforma porque facilita que se destruya todo el empleo estable de España, si es que queda algo, para substituirlo por empleo precario y aquí vuelvo a hacer referencia a un economista, José Carlos Díez vamos que esta valoración de la reforma no me la invento yo que no soy economista. Finalmente habría que volver a regular todas las industrias que se deregularon, con especial énfasis en los bancos para que consigna sus beneficios moralmente.

Para algunos esto sería un estado intervencionista, muchos seguro que lo llamarían dictadura o algo peor. Con todo el sufrimiento que la crisis está provocando es hora de tener un gobierno que mire por los ciudadanos en vez de las multinacionales y los bancos garantizando que los trabajadores tienen un sueldo mínimo y un nivel de vida digno. Somos los ciudadanos los que estamos haciendo ricos a las empresas comprando sus productos. Debemos recordar y hacerles recordar que el comprador es el que tiene el poder. Usar nuestro poder de comprador para que dejen de beneficiarse doblemente a nuestra costa, primero con las ganancias de las compras que hacemos y después con lo que se ahorran con nuestros sueldos. De lo contrario no evitaremos esta transferencia de capital de rentas medias y bajas a altas, que seguirá hasta que sólo haya dos clases, una muy rica y otra muy pobre.

Anuncios

9 Respuestas a “El cliente siempre tiene la razón

      • Compartimos muchas cosas en nuestros dias. Y lo que más me revuelta es que nos quieren hacer creer que nosotros tenemos la culpa de todo esto que ocurre. Los más ricos sabian que las economias em Europa eran muy diferentes, y que la entrada en el euro seria una oportunidade de sacar dinero de los más pobres. Vivimos neste paradigma, sin cojones y sin respecto. Gracias por tus postes.

        • Pues si, es el timo perfecto, robar y convencer al robado que no merecía lo que había conseguido con luchas sociales.
          Creo que la indignación y enfado están creciendo, el conocimiento de por que ha pasado y que se puede hacer también. Estos dos últimos son los más importantes, la gente tiene que dejar de ver el marujeo y entender porque estamos así y que hay alternativas realistas.
          No es tan fácil recuperar derechos como perderlos pero tenemos que seguir en ello, porque la alternativa de no hacer nada seguro que no mejora nuestra situación 😉
          Un saludo

  1. Primero intentaron convencernos de que vivímos por encima de nuestras posibilidades.
    Si vivir por encima de tus posibilidades es que te echen del trabajo, pierdas unos ingresos de mil €, cuando el banco te dió un préstamo superior a lo que necesitabas, sabiendo el banco que iba a haber una crisis, tu no viviste por encima de tus posibilidades.
    Sin embargo cuando los políticos se dedicaron a hacer obras faraónicas que no hacían falta alguna, ni suponían modernización del país, si que vivieron por encima de nuestras posibilidades. Gastaron nuestros impuestos en pasar a la posteridad, y no solo eso sino que ahora, lo que no tiene utilidad alguna, hay que seguir manteníendolo, lo cual nos supone una auténtica sangría a los ciudadanos.
    Por otra parte el 2% de muy ricos, ¿de que va a vivir, cuando el 98% restante no tenga mas que lo justo para comer?.
    Si solo hay paro, como se aumenta la productividad. Por supuesto que con empleos precarios y salarios mas propios de Bangladesh que de Europa. Referente a la crisis en su conjunto, considero que una de las razones, sino la principal ha sido la desregulación total de los mercados. El banco de España, ante la situación financiera de las Cajas miró para otro lado, tal y como hizo la justicia cuando de las Cajas hundidas los políticos y ejecutivos se han llevado auténticas fortunas, siendo la razón fundamental haber hundido la empresa.
    No está mal
    Un saludo

    • Como te puedes imagina estoy de acuerdo en todo lo que dices.
      Hay que conseguir que estos gobernantes trabajen para nosotros. De ahí mis propuestas para la democracia 2.0, ya vale de hacer lo que les da la gana y luego culpar y hacer pagar a los demás…
      Gracias por comentar 😉
      Un saludo

  2. Pingback: El cliente siempre tiene la razón | Lejos del tiempo

  3. Estoy completamente de acuerdo contigo en que los que vivieron por encima de sus posibilidades fueron los bancos españoles concediendo préstamos a personas que sabían que al mínimo problema o a la mínima subida del tipo director no podrían seguir pagando sus hipotecas, ofertando préstamos a tipo variable y no dando ninguna alternativa en préstamos a tipo fijo o proponiendo unos tipos fijos ridículamente altos y por consiguiente desechados de oficio por los clientes, prestado a personas eventuales o a tiempo parcial y sabiendo que se habían endeudado sólo para la hipoteca en 50 o 60% de sus ingresos. Pues bien. A mi modo de ver, un banco que presta dinero en esas condiciones efectúa una inversión de alto riesgo y lo sabe o debería saberlo así que si un par de años después le sale el tiro por la culata qué no vengan llorando y que dejen de acosar a sus clientes que no pueden pagar. Espalda tendría que haber legislado en ese sentido, Ud. Concedió préstamos “locos” pues oiga ahora a atarse los machos !
    En lo que concierne el dumping social de los países emergentes, ya estamos tardando en reaccionar, la UE debemos ser los más tontos de la OMC, los demás por lo bajini instauran medidas de protección y nosotros hala los primeros de la clase !

    • En el tema de los bancos, entiendo darles el dinero porque si no la clase media y baja también habría perdido sus ahorros pero todos los bancos que hayan solicitado el rescate deberían ser nacionalizados. Si tomas estos riesgos especulativos a sabiendas la consecuencia debe ser cárcel para los directivos y perdida de la empresa por parte de los accionistas, los demás bancos tomarían más medidas en el futuro.

      El segundo tema totalmente de acuerdo, hay que hacer algo urgentemente.

      Gracias por comentar 😉
      Un saludo

¿me he pasado? ¿me he quedado corta? animaros a comentar ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s