España se vuelve nómada

investigadorEspaña no es un país para desarrollar una carrera profesional legítima con futuro. Creo que nunca lo fue. Durante la dictadura no había posibilidades para generar una industria innovadora, estábamos más ocupados mirando el gran invento que era la televisión, cómo para plantearse el fan de Alfredo Landa que Españoles pudieran crear algo innovador. Cuando acabó la dictadura tampoco se invirtió lo necesario en I+D ni se facilitó la creación de pequeñas empresas que pudieran ofrecer una salida a la gente con ideas. Esas ideas que echamos hoy tanto de menos porque el país ha vivido del ladrillo en vez de nuestros cerebros, todos esos cerebros que están siendo reclamados por Alemania a razón de 200 000 al año. Lo cual quiere decir que tontos los españoles no somos, si no que nuestro país no sabe aprovechar nuestras posibilidades.

La reforma laboral ha terminado con las pocas esperanzas de retener y atraer trabajadores altamente cualificados en España (voy a dejar a un lado los estropicios que hace a  la gente sin carrera porque no daría a basto si lo juntase todo). Pudiendo escoger, ¿quién va a ofrecerse voluntario para ganar menos de mil euros, tener un contrato de meses con suerte, no poder  permitirse pagar un alquiler en una casa digna y comer algo más que cocidos día sí día también? Si sólo fuera un problema de ajustar gastos, la gente viviría con la familia para siempre e iría tirando, como ya tienen que hacer prácticamente todos los jóvenes españoles y ahora los no tan jóvenes. A la falta de trabajo en general, hay que sumar la inexistencia de muchas profesiones de alto nivel y la cultura laboral de nuestro país. Una mezcla que hace que cualquiera con unos medios mínimos haga la maleta.

Porque lo más mezquino de todo es que después de haber estudiado un montón de años, luchado por conseguir un trabajo en tu campo (un auténtico lujo en nuestro país) y currar más de las horas que pone tu contrato para evitar que te llamen vago o te despidan pojefeGritar “falta de compromiso”, de regalo eres tratad@ todos  los días como una auténtica mierda. Tienes que estar sentad@ en la silla para que tu jefe piense que estás trabajando y aguantar malos modales y amenazas cuando algo no sale de acuerdo a unas espectativas  que demasiado a menudo son irreales e inventadas para evitar la bronca de los que están por encima. Habiendo otra opción, ¿quién va a querer vivir así?

Siempre oyes  decir que en España trabaja uno de cada siete y que todos los jefes son una panda de cretinos que se aprovechan de los de abajo. Pensé que no sería para tanto pero me equivoqué, cuando lo viví en primer persona decidí ahorrar lo más rápido posible, hacer un Máster fuera y no volver. A mis ganas de vivir en otra cultura se unió mi convicción de que hay otras maneras de trabajar y que ser un empleado no significa ser esclavo maltratado. Mi convicción de que no todo el mundo sirve para ser jefe y que una persona tratada con respeto y en un ambiente normal va a producir mucho más y mejor que alguien con miedo permanente a que se le grite.

Para mi esta visión de cómo gestionar a los trabajadores es una de las bases de los problemas que tenemos en España a día de hoy (yo diría junto con el sistema chanchullero que se montó en la transición). La gente debe ascender hasta su máximo nivel de competencia (lo que se les da bien y están capacitados para hacer o tienen potencial para ejercer) no hasta el máximo nivel de incompetencia (ascender hasta que lo hacen tan mal que ya no brillan y no suben más, pero nunca bajarán con las consequencias negativas que eso tiene para los que están abajo). Por ejemplo, no tiene sentido que a un programador informático excepcional se le ascienda a jefe de proyecto porque es bueno como programador. Esos dos puestos tienen unas características muy diferentes. Los buenos programadores son personas muy técnicas,  con una gran capacidad de abstracción; esto las suele hacer personas independientes y que a menudo disfrutan trabajando solos. Por el contrario un jefe de proyecto tiene que tener una visión global, tiene que saber que hay que hacer pero no necesariamente saber cómo (para eso están los técnicos, aunque un mínimo conocimiento ayude); sobre todo un jefe de proyecto debe ser un buen comunicador, con liderzgo capaz de sacar lo mejor de cada persona por el bien del equipo. En qué cabeza cabe que a una persona técnica que le guste ir a su bola se la obligue a ser jefe de proyecto y se la fuerce a liderar un equipo cuando lo más normal es que eso le parezca un castigo en vez de una recompensa. Si hay un buen programador, súbele el sueldo pero no le cambies de puesto. Si tienes un buen coordinador, hazle jefe y ayúdale a aprender la parte técnica (esto es lo que está haciendo mi empresa conmigo, en Londres claro…) Esto pasa en la industría de las tecnologías de la información a diario. Si quieres ser jefe de proyecto tienes que empezar como programador y ascender quieras o no. Yo conozco programadores que por nada del mundo quieren ser jefes, pero así está el sistema montado y jefes desastrosos que ascendieron por ser buenos programadores. Y este ejemplo se puede extrapolar a cualquier industria.

Esto provoca que tengamos jefes que no saben serlo porque no está en sus aptitudes innatas, les cuesta un esfuerzo monumental y encima la empresa no les proporciona cursos de formación para adquirir los conocimientos que les hacen falta. Así se pasan el día desquiciados porque no se sienten realizados (también los habrá que simplemente sean gilipollas, pero pienso que muchos con formación y un código de conducta promocionado por la empresa lo harían mucho mejor). Y los de abajo también se pasan el día desquiciados porque están siendo “maltratados”. Al final unos por otros ninguno es tan productivo como debería ser y todos sufrimos.

vago2En otros países el trabajo se gestiona de otra manera. En el Reino Unido la gente trabaja, pero también se toman cafés (puede que tantos como en España, pero más cortos). La gente se socializa en el trabajo pero no en las reuniones; las reuniones tienen una agenda y un horario, no se usan para comentar el fútbol. Los jefes trabajan igual que los de abajo, se fían de los empleados y no asumen que si no estás en la silla no estás trabajando, porque saben que a lo mejor estás en una reunión o hablando con alguien para resolver un problema. De echo a menudo se promueven actividades en grupo e interdepartamentales porque son conscientes de que es más fácil solucionar algo cuando conoces a la persona que a fuerza de email. Muchas empresas como la mía permiten trabajar desde casa e incluso lo promueven para ahorrar en costes de oficinas y permitir a los empleados acomodar vida familiar con laboral. Se dan unos objetivos específicos y con plazos asequibles. La gente accede a cursillos para mejorar su capacidades y se ofrecen posibilidades de ascenso por méritos y capacidades, no por edad ni años en la lista. Y los empleados hacen siempre su trabajo aunque el jefe no esté mirando (aunque también descansan, más de lo que yo pensaba!).

Obviamente también depende de una empresa a otra, y de un jefe a otroy siempre hay vagos pero en las dos empresas que he estado se nota la diferencia de gestión y de mentalidad. Salvo morriña por la familia, comida y clima dudo que mucha gente vuelva porque eche de menos el sistema de trabajo. Y esto es un drama. Una generación perdida, otra que no va a poder desarrollar su potencial porque ni podrán pagarse  la universidad en España o cambiamos nuestra mentalidad como trabajadores (y cómo jefes) y demandamos a los políticos que inviertan en industria y trabajo o acabaremos siendo un país nómada, con más gente fuera que dentro como Armenia, buscando trabajo de sitio en sitio.

maleta

Anuncios

7 Respuestas a “España se vuelve nómada

  1. Metemos más horas que un alemán en el trabajo, pero producimos menos. En parte, porque está mal visto irte a tu hora, así que te quedas, pero pasando el rato para evitar miradas suspicaces. Y luego está ese extraño horario de cambio de hora, que nos pone a la par de Berlín, porque así lo hizo el régimen de Franco en 1940, sin más sentido que el político. Y lo mantenemos (salvo en Las Canarias).

    Somos trabajadores, creo yo, pero muy mal organizados.

    En cuanto a la emigración, bien por aquellos que buscan aventurarse, pero para muchos será muy difícil adaptarse. La soledad puede ser un enemigo terrible para un español, en un país como Alemania, tan diferente en su idiosincrasia.

    Saludos.

    • Yo con Alemania no puedo comparar porque no he vivido alli, pero en temas de producción somos casi igual que los Británicos, la diferencia no es tan grande, como bien dices el quiz es la organización y yo añadiría la manera de gestionar que también motiva y ayuda. Los alemanes serán productivos pero no querría ser tan cerrada de mente como suelen parecer..
      Me temo que para muchos irse no es aventurarse, es necesidad. Cuando yo me fuí hablaba con gente y me llamaban loca por irme, ahora la mayoría se va porque no hay otra salida, sobre todo si eres joven.
      Gracias por comentar 😉

  2. Hola.
    He descubierto tu blog y me encanta. Comparto tus ideas. Me hierve la sangre leyendo tus verdades. (Ya te escribire en otro momento, porque las teclas de un iphone son traidoras.) El caso es que yo llevo 10 años fuera de España, de ellos, 8 en Canada, y tambien tengo una perspectiva similar a la tuya. Tema laboral, aqui en Quebec es como cuentas en Londres. Tambien, he de decir que un jefe pasa desapercibido. Es un lider, un guia que confia en sus empleados. Si vieras al mio! no tiene ni las tipicas pintas españolas “mando, cobro y voy con camisa de marca”. No se si me explico.

    El “saber hacer” y “saber ser” van de la mano. Yo he sido coordinadora. Nunca se me ocurrio tener una actitud altiva ni soberbia con “mi equipo”. En España no tendria el perfil, pero si fuera el caso tampoco me atreveria a gestionar a muchos españoles…

    Para acabar. Oye. Y que muchos de los españoles que conozco, en sus treintenas continuan no solo cursando oposiciones, sino haciendo cursillos varios, 2as carreras, y masters para ver si asi sale algo! Buffff.

    Enfin, que me dan ganas de conocerte y de llamarte para ir a tomar un cafe… Pero estamos a miles de km de distancia.

    • Me alegra ver que hay gente que piensa como yo 🙂 y que le gusta mi blog , para que voy a mentir jeje.
      Siempre había oído que Canadá era un buen país para vivir, espero que lleves bien el frío!
      Me da mucha pena lo que pasa en España, sobre todo porque entre todos hemos dejado que pase… Los políticos no hacen su trabajo porque no se lo hemos exigido, aunque reconozco que es complicado cambiar un sistema tan cerrado y una cultura como la nuestra.
      Sólo espero que ahora con todo esto la gente espabile y se dé cuenta de que no sólo los políticos tienen que cambiar sí no ellos mismos también, dejar de lado la complacencia, la picaresca y aprender a gestionar el trabajo y el dinero como se debe para ser un país civilizado de verdad…
      Si te vienes por Londres podemos quedar ;), si voy por tu parte del mundo te aviso.

¿me he pasado? ¿me he quedado corta? animaros a comentar ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s